miércoles 8/12/21

Una decena de personas con discapacidad por problemas de salud mental participan en el curso de Inserta Empleo de Atención al Cliente. El profesor Luis Álvarez señala que el objetivo es formarles para cubrir ofertas de este perfil laboral, adquiriendo habilidades que les den la oportunidad de desempeñar el cometido.

La composición del grupo es heterogénea, «es gente abierta y con buena relación entre sí, algo que no siempre es habitual», matiza. Luis Álvarez es especialista en comercio y marketing e imparte las clases con un enfoque eminentemente práctico.

Las ganas de aprender y el reto de superar los ejercicios son una motivación permanente entre participantes como Manuel y Luis Pablo. «Me gusta la forma de explicar del profesor porque pone muchos ejemplos», apostilla Manuel.

La acción formativa, de 50 horas de duración, concluye mañana con la entrega de los diplomas. El curso se enmarca en el Programa Operativo de Inclusión Social y Economía Social (Poises) / Programa Operativo de Empleo JUvenil (Poej) que desarrolla la Fundación Once a través de Inserta Empleo, con el objetivo de incrementar la formación y el empleo de las personas con discapacidad.

Según la Fundación Once, «este tipo de acciones están dirigidas a mejorar la inserción laboral en un colectivo de población que presenta las tasas más bajas de acceso al empleo dentro de la discapacidad».

Para incrementar esta empleabilidad, Inserta plantea «acciones formativas en las que el objetivo es potenciar la mejora en habilidades y de cualificación de las personas con discapacidad, de tal forma que se aumenten sus posibilidades de acceso al mercado laboral». Lo demás lo ponen los y las aspirantes con sus capacidades y cualificación.

Un colectivo con menos acceso al empleo que otras personas con discapacidad
Comentarios