miércoles. 06.07.2022

Mu ya no es solamente la duodécima letra del alfabeto griego. Desde principio de este mes de septiembre también es oficialmente para la Organización Mundial de la Salud (OMS) una «variante de interés», o sea una nueva mutación del coronavirus que tiene que ser observada muy de cerca porque comienza a tener cierto «peso», al menos en algunos países. El último informe oficial de Sanidad sobre la «actualización de la situación epidemiológica de las variantes de SARS-CoV-2 de preocupación (VOC) e interés (VOI)», fechado el lunes, ha admitido por primera vez que se han secuenciado ya los primeros posibles casos de esta nueva cepa de origen colombiano, aunque el documento, muy críptico, no dice cuántos infectados hay o ha habido en España por esta variante.

Las gráficas del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de Fernando Simón revelan que este nuevo linaje fue secuenciado por primera vez en España en la semana 16 de este año (entre el 19 y el 25 de abril) y que se movió en porcentajes siempre menores al 5% del total hasta la semana 22 (entre el 31 de mayo y el 6 de junio). Desde entonces Mu solo aparece de manera residual porque Delta, la famosa variante india que ya está detrás del 96,5% de los casos que se producen en España, ha barrido literalmente del mapa al resto de mutaciones. Ha llevado a la práctica extinción tanto a cepas anteriores —como fue Alfa (la variante británica que llegó a ser prevalente en todo el país la pasada primavera) o Beta (la sudafricana)— como posteriores, como es el caso de la propia Mu. El departamento que dirige Carolina Darias no considera que Mu esté derrotada porque presenta «mutaciones compatibles con aumento de la transmisibilidad y escape a la respuesta inmune frente a variantes previas».

Sanidad vigila el control de la variante Mu, que llegó en abril
Comentarios