sábado 21/5/22
FERNANDO OTERO PERANDONES
FERNANDO OTERO PERANDONES

El voto particular de Antonio Almagro Gorbea, representante de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, pone en duda, “ carece de una justificación real”, dice, el concurso de ideas para la protección del pórtico occidental de la Catedral de León

Cinco proyectos aspiran al concurso de ideas para la protección del pórtico occidental de la Catedral, tras la última criba. El jurado lo forman M anuel Pérez Recio, Presidente del Cabildo de la S.I.C. de León; Antonio Almagro Gorbea, representante de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; Amelia Biain González, representante de la Junta de Castilla y León; Milagros Burón Álvarez. representante de la Junta de Castilla y León; Fernando Díaz Pinés, profesional independiente de reconocido prestigio. Doctor Arquitecto; Máximo Gómez Rascón, representante del Cabildo de la S.I.C de León; María José González Lobato, presidenta de la Delegación de León del Colegio Oficial de Arquitectos-COAL; Mario González Martínez, representante del Cabildo de la S.I.C de León; y Javier Rivera Blanco, profesional independiente de reconocido prestigio, Doctor en Historia del Arte. Ellos decidirán, en base a estas propuestas y tras la presentación de la documentación correspondiente a la segunda fase de acuerdo con el punto 10.2 del pliego de bases, cuyo plazo será de dos meses desde la publicación de la presente acta en la página web oficial de la Catedral de León (el último día del plazo será el 6 de junio de 2022), quién será el proyecto elegido.

Pero el voto particular de  Antonio Almagro Gorbea , representante de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, pone en duda el concurso de ideas para la protección del pórtico occidental de la Catedral de León. En un anexo especifica las razones de su abstención. Y entre ellas afirma que “se debe reconocer el esfuerzo realizado por la mayoría de los concursantes y el interés de algunas de las ideas presentadas, pero, sin entrar a valorar la idoneidad y efectividad que pudieran tener para resolver las causas del deterioro del pórtico,  hay que decir que la propia convocatoria del concurso carece de una justificación real pues su objetivo resulta en la práctica, como trataremos de explicar, irrealizable . Es preciso reconocer que no se puede anteponer el mantener la "originalidad” de la materia con que está realizada la obra, sobre la preservación de los valores primordiales de esta, como son las formas arquitectónicas, el espacio y el propio concepto primigenio del monumento”.

En otro punto de su declaración también sugiere que, “en suma,  ninguna de las propuestas resulta idónea para solucionar el problema que se pretende solventar . Por tanto, la solución tradicional, aplicada en casi todos los casos semejantes, de sustituir las piedras deterioradas por otras nuevas, trasladando las de especial relevancia por ser piezas escultóricas a un lugar adecuado, debe ser la opción que se siga adoptando en este caso”.

Respecto al procedimiento ordinario, anterior a esta circunstancia, t ras la apertura de todas las propuestas recibidas, numerando del 1 al 42 con el único criterio del orden de apertura y analizar, una a una todas las propuestas presentadas, y tras la selección de cinco proyectos, se procedió a la apertura de los sobres con la documentación administrativa, siendo finalmente autores de las propuestas seleccionadas los siguientes participantes: Sergio González Torres; José Manuel Peña Sema; Darío Fidel Álvarez Álvarez y equipo; Francisco Balado Fernández y Julio César Moreno Moreno y equipo.

“El Jurado quiere hacer constar el interés que se muestra en todos los trabajos presentados y agradece a los participantes el esfuerzo realizado. No obstante, por unanimidad, se considera que ninguna de las propuestas presentadas responde por completo a los objetivos y requisitos planteados en el pliego de bases del concurso. El Jurado acuerda comunicar a los seleccionados, de cara a la siguiente fase, sugerencias para desarrollar su propuesta”, explica el documento.

El dudoso concurso del Pórtico de la Catedral
Comentarios