martes 31.03.2020

«Al principio los vecinos desconfiaban, pensaban que éramos espías»

«Al principio los vecinos desconfiaban, pensaban que éramos espías»

Su profesor había recibido una beca para llevar a estudiantes de antropología de la Universidad de Princeton a España y Behar figuraba entre ellos. «Había residido en Madrid en el otoño de 1975, asistiendo al proceso de la muerte de Franco, y me fascinaba la historia española», contaba a este periódico. Después, una vez invitada a sumergirse en el día a día de un pequeño pueblo leonés, a esta cubana afincada en Estados Unidos Santa María del Condado le pareció «un lugar ideal para estudiar la vida de los que decidieron quedarse en el campo en un momento en el que todos se iban a la ciudad». Y aunque en un principio los vecinos miraban a Ruth y a su esposo, David, con desconfiaba («dudaban e incluso pensaban que éramos espías»), después les ayudaron respondiendo a todas sus preguntas (iban casa por casa) y hasta abriendo para ellos los antiguos libros del concejo. La tradición de las tierras comunales («eso ayudó mucho en momentos de necesidad») y el rebaño del pueblo («me fascinaba comprobar cómo cada oveja sabía cuál era su casa») fueron dos aspectos que recuerda. «La etnografía que hice hace más de treinta años ahora se convierte en historia», resume.

«Al principio los vecinos desconfiaban, pensaban que éramos espías»