miércoles 8/12/21

El Apocalipsis señala el camino

La gigantesca reproducción del Beato de Escalada realizada para la exposición ‘In principio erat verbum’ muestra desde el cruce de Mellanzos la ruta hacia el templo.
Imagen de la reproducción junto al cartel que marca el camino hacia el monasterio mozárabe de San Miguel.

Una gigantesca reproducción del Beato de San Miguel de Escalada que el monje Maius iluminó en el siglo X muestra hoy el camino para el monasterio mozárabe.

Esta gran señal —sus dimensiones alcanzan 1,80 metros por cuatro de ancho—se encuentra en la intersección entre Mellanzos y San Miguel y procede de la exposición In principio erat verbum, la muestra con la que se conmemoró hace dos años el aniversario de los 1.100 del Reino de León. El título de la exhibición, comisariada por Margarita Torres y Maurilio Pérez, era la primera frase del Evangelio de San Juan y reunió cerca de un centenar de piezas, entre cerámicas, tejidos, códices, capiteles, documentos originales y facsímiles, con el objetivo de crear un discurso didáctico que ilustró la historia del Reino de León en sus orígenes, en especial en sus aspectos culturales y religiosos.

La alcaldesa de Gradefes, Ana Ferreras, ha manifestado su intención de colocar en alguna de las estancias del templo los paneles que se realizaron para la muestra con el fin de informar a los visitantes acerca del mundo en el que se realizaron estos comenarios al Apocalipsis. Sin embargo, al Obispado, que se hizo cargo del monasterio el pasado 26 de junio, no le ha parecido conveniente. Desde ese día, entrar al monasterio cuesta dos euros debido al hecho de que es la parroquia la que costea los gastos del templo con los ingresos de la taquilla. Los vecinos de la localidad están exentos del pago. Emulando a la Catedral, el Obispado se plantea igualmente crear una tarjeta de ‘Amigos de San Miguel de Escalada’, que tendría un precio de seis euros y que permitirá a los titulares visitar el templo sin restricciones. El códice original de este beato, que se encuentra actualmente en la biblioteca Morgan de Nueva York, fue elaborado por el monje Maius, uno de los miniaturistas más conocidos del siglo X, que se instaló en el Monasterio leonés de San Miguel de Escalada a partir de 926. Ante la imposibilidad de hacerse con el original, la Sociedad Estatal de Acción Cultural española elaboró esta copia de grandes dimensiones que componía la pieza más llamativa de la exposición y que fue visitada por más de 23.000 personas.

John Williams, uno de los eruditos en códices medievales más importantes del mundo, autor de un gran número de investigaciones, entre las que destacan The Illustrated Beatus: A Corpus of the Illustrations of the Commentary on the Apocalypse; León: the Iconography of a Capital in Cultures of Power o A Spanish Apocalypse: the Morgan Beatus Manuscript, defiende que el códice del monje Maius fue hecho para San Miguel de Escalada. «Lo sabemos porque se dedicó a San Miguel y por una nota marginal tardía que muestra que estaba en Escalada», precisa el profesor. Sin embargo, John Williams añade que no comprende cómo se puede defender la tesis de que fue realizado en el monasterio y muestra su extrañeza ante la importancia que algunos dan a este detalle. «No hay evidencia alguna que demuestre que Escalada tenía scriptorium, puesto que ningún otro manuscrito puede asignarse a este monasterio», a, asegura.

Además, Williams asegura que el monje Maius residió en San Salvador de Tábara , según todas las fuentes conocidas, y explica que Maius fue enterrado con honores en el claustro de Tábara, lo que demuestra que allí estaba su hogar.

El Apocalipsis señala el camino
Comentarios