lunes 23/11/20

La artista que encuentra futuro en el pasado

Ana Newvillage confirma su estilo con obra en Madrid y un proyecto de libro ilustrado sobre mujeres leonesas
La obra de Ana Villanueva puede ser vista hasta el 22 de noviembre en la sala de exposiciones Conde Duque de Madrid. B. Ordóñez
La obra de Ana Villanueva puede ser vista hasta el 22 de noviembre en la sala de exposiciones Conde Duque de Madrid. B. Ordóñez

Hay un haciendo barrio en la malasañera plaza del Dos de Mayo de Madrid en forma de exposición (en el Centro Conde Duque) que tiene firma leonesa en la figura, y escultura, de Ana Villanueva. O Ana Newvillage desde una visita a Inglaterra con motivo de otra exposición. Aire es el nombre que le da a esta obra y que sirve de continuidad en un proceso creativo en el que, la también profesora, en este caso en el IES Lope de Vega de Madrid, amplía sus horizontes, aunque, tal vez, el más lejano que podía alcanzar lo tenía tan al lado como el hecho de ser hija de Laureano Villanueva, artista también escultor vinculado a la Semana Santa leonesa, o autor del busto en bronce de Juan del Enzina, en el Instituto del mismo nombre, y realizar trabajos conjuntos.

Es decir, que para hablar de Ana Newvillage, y llegar a ese Aire en Madrid, hay que recordar el vínculo familiar. «De hecho, yo me inicié más en el dibujo, la pintura o la ilustración. Pero a la escultura llegué también porque en casa lo había visto y luego supuso que era una forma de acercarme a mi padre», afirma. Estudió Historia del Arte en León e hizo el doctorado en Patrimonio Histórico. Y de todas estas posibles mezclas, lo que crea Villanueva como definición de aproximación es arte figurativo pero con claras incursiones en la abstracción.

Colaboración
La creadora realiza obras en colaboración con su padre, el escultor Laureano Villanueva

Este Aire de pandemia de Villanueva es «una pieza realizada en madera de álamo que pretende representar la ligereza, el vacío y la composición a través de las luces y sombras. Una figura etérea, casi invisible, que abre sus formas al vacío dejando que la luz penetre en su interior creando sombras cambiantes. Sin duda un retrato de lo que somos hoy en día, seres traslúcidos que se adaptan al entorno en el que vivimos llegando a ser imperceptibles y mimetizándonos con el espacio que nos rodea. La pieza en blanco sobre fondo blanco capta una figura femenina que ve alterada su forma por la luz proyectada. Una figura invisible hasta que es iluminada y de la cual solo observamos su sombra», reza como definición técnica.

La artista muestra su versatilidad también en ilustraciones. DL

Nada que ver por tanto con lo que Laureano, su padre, ha trabajado durante décadas. O sí, porque otro de los apartados interesantes de Ana Newvillage es el trabajo conjunto que desarrollan. «Ha sido como una redención. Me gusta ver cómo él evoluciona y se deja llevar por lo que yo voy creando», afirma.

Esa es otra historia. Como tantas de esta leonesa en Madrid enamorada de su tierra que tiene un proyecto más que interesante con el Ayuntamiento de León. Será una publicación sobre mujeres con textos e ilustraciones, todo obra de la propia Villanueva. Es así, otra más de las pruebas del carácter polifacético de esta profesora que combina su trabajo con el arte. También conexión paternal, como recomendación de tener un trabajo seguro para compaginar su vida de artista.

Detalle de ‘Batalla Alighieri’, óleo de Ana Newvillage. DL

La artista que encuentra futuro en el pasado
Comentarios