miércoles 20/10/21

La basílica en la que ‘durmieron’ los hijos de San Marcelo y Santa Nonia

Declarada Monumento Nacional en 1979 y BIC en el 2000, la que ha sido reconocida como la mejor basílica paleocristiana del mundo ve ya más cerca su salvación. El templo, construido en el siglo IV, estuvo en uso hasta la Alta Edad Media. En el siglo V se remodeló, se cubrió con una bóveda de arista, se elevó el presbiterio y se construyeron trece tumbas —el abad emérito de la Real Colegiata de San Isidoro e historiador Antonio Viñayo sostenía que podrían haber sido para los hijos de San Marcelo y Santa Nonia—. En el siglo VI se construyó, por último, el baptisterio de inmersión. El monográfi co del abad Las tumbas del ábside del templo paleocristiano de Marialba relaciona el templo con el martirologio leonés y defiende que las ruinas de la basílica se orientan hacia un antiguo martyrium de época romana surgido para honrar a trece mártires. También explica que este lugar se utilizaba como estancia de enterramiento celta con cultos paganos.

Un enigma en proceso

El enigma de Marialba se remonta a los años setenta. Concretamente, fue en 1967 cuando un grupo de arqueólogos alemanes comandados por Theodor Hauschild y Helmut Schlunk llegaron a Villaturiel para indagar sobre uno de los momentos más oscuros de la historia de España. Cuarenta años después, el profesor José Avelino Gutiérrez confirmaba que Marialba había sido un centro gubernamental cuyo ascendente cubriría Asturia y Gallaecia. Las prospecciones con georradar demostraron que el edificio central está rodeado de grandes estructuras.

El arqueólogo afirmó entonces que durante los siglos IV y V, en la transición entre el mundo romano y el comienzo de la Edad Media, todos los yacimientos: León, Marialba, Ad Legionem y Lancia deben ser asimilados como un continuo para conocer el alcance que comprendían.

Además, confirmaba el descubrimiento de diversos materiales —mármoles, capiteles, sigilatas corintias, etc— que llevan a pensar que seguía habiendo un comercio importante con el Mediterráneo oriental.

La basílica en la que ‘durmieron’ los hijos de San Marcelo y Santa Nonia
Comentarios