miércoles. 10.08.2022
Las esculturas de Amancio pueblan desde esta tarde el monasterio berciano

Carracedo es invadido por el arte

Las salas del Monasterio de Carracedo se verán asaltadas, a partir de esta tarde, por todo tipo de figuras y estructuras multiformes nacidas de la inagotable imaginación del artista Amancio González. Espacios tan sugerentes y cargados de historia como la sala capitular, los claustros, la biblioteca o la Cocina de la Reina albergarán hasta el 30 de septiembre a las criaturas de este destacado escultor leonés. La iniciativa se enmarca dentro de programa de actividades organizado por el Instituto Leonés de Cultura para este verano en el citado monasterio, un ambicioso calendario de actividades que tiene por objeto la recuperación como espacio cultural del monumento, centro monástico de primer orden en el Bierzo. Fue lugar de residencia, durante sus estancias en la comarca, de los reyes leoneses, y hasta la desamortización de Mendizábal constituyó uno de los núcleos de mayor actividad religiosa cisterciense en la zona. El director del Instituto Leonés de Cultura, Alfonso García, el responsable del Departamento de Arte y Exposiciones, Luis García, y el propio artista presentaron ayer esta exposición, destacando el hecho de que es la primer vez que este edificio alberga una muestra escultórica. Alfonso García subrayó su deseo de ampliar las posibilidades culturales de Carracedo y en este sentido manifestó su deseo de convertir la explanada del monasterio en un museo de escultura al aire libre. La apertura de la exposición tendrá lugar a las siete de la tarde de hoy y durante la misma también tendrá lugar un concierto de violoncelo a cargo de Miguel Ángel González, media hora más tarde. La próxima actividad desarrollada en Carracedo constituirá un recital poético a cargo de los autores (vinculados al Bierzo en su mayor parte) Carmen Busmayor, María José Montero, Luis Carretero, Emilio Vega y Hernán Alonso, el viernes día 26 en la Sala Capitular. Por su parte, Luis García no dudó en calificar al monasterio de «espacio nuevo, alternativo y de gran interés» y enumeró las características de la exposición. En ella prima la figuración y a la madera tan empleada por Amancio González en su obra, se unen otros como el hierro. Subrayó el desafío que para un escultor supone en colocar sus obras en un espacio arquitectónico como éste y destacó el diálogo que se establecerá entre ambos lenguajes. González, nacido en Villahibiera de Rueda, habló de sus obras, que crecen «como los árboles, de abajo a arriba», formadas por «multitud de piezas»; y del monasterio, que calificó de «espacio mágico y romántico». Una instalación del artista Amando Casado complementará esta exposición.

Carracedo es invadido por el arte
Comentarios