viernes 27/11/20
Operación rescate

La casita de palomas más rara de León

No hay otro igual en toda la provincia de León. El palomar de Nogales es de planta octogonal y, tras el desplome de uno de sus muros, el Ayuntamiento de Mansilla Mayor y la Diputación han decidido salvarlo. La restauración costará 30.000 euros.
Exterior del palomar con el nogal que sobresale. MARCIANO PÉREZ
Exterior del palomar con el nogal que sobresale. MARCIANO PÉREZ

Estaba en las últimas. El desmoronamiento de uno de sus muros fue el último aviso del palomar de Nogales, el único de planta octogonal que existe en la provincia de León. Uno de los últimos supervivientes de una arquitectura tradicional que ha ido pereciendo con el ocaso de muchas comarcas de la llamada España vaciada.

El Ayuntamiento de Mansilla Mayor ha acudido al rescate de esta construcción que llegó a albergar más de 800 palomas. El alcalde, José Alberto Martínez Llorente, ha suscrito un convenio de cesión con el propietario por un período de 20 años.

La restauración, que financian el Instituto Leonés de Cultura (ILC) y el propio ayuntamiento, supondrá una inversión de 30.000 euros. Marcos Sahelices, uno de los pocos albañiles que conoce las técnicas del antiguo tapial, es el encargado de recomponer un palomar del que prácticamente no existen datos, aunque aparece en todos los manuales de arquitectura tradicional.

El censo

Según la Asociación de Amigos de los Palomares en León se preservan aún 1.300

Se desconoce la época en que fue construido y por qué se hizo de forma octogonal. Probablemente, por los «buenos acabados», estima Sahelices, el palomar podría remontarse a los años 20 o 30 del siglo pasado. En su interior crece un frondoso nogal que se va a dejar intacto.

El palomar, ubicado a menos de un kilómetro del monasterio de Santa María de Sandoval, previsiblemente estará terminado a finales de este año.

No existe un inventario oficial de los palomares que aún se preservan en la provincia de León. Santiago Díez Anta publicó en 1993 el libro Los palomares en la provincia de León, donde da cuenta de la existencia de entre 1.400 y 1.500 palomares en casi 300 pueblos, fundamentalmente del sur de la provincia y en las comarcas de Astorga, La Bañeza, La Cabrera y el Bierzo. Más recientemente, la Asociación de Amigos de los Palomares, que preside Irma Basarte, ha censado 1.300.

De planta cuadrada, circular o rectangular, en cada comarca los palomares tienen sus peculiaridades, aunque el de Nogales es una excepción. La mayoría se han construido, sobre todo, con piedra, madera o pizarra, en el Bierzo y zonas de montaña mientras que en la zona del Páramo, Tierra de Campos y los Oteros predomina el tapial, la madera y la teja roja. En sus paredes se guarecen y crían las palomas y en el patio se habilitan los comederos.

La casita de palomas más rara de León
Comentarios