martes 12.11.2019
SALVAR EL PATRIMONIO

El castillo que busca dueño para no encontrarlo

Villapadierna pretende hacerse con la titularidad de un monumento que fue propiedad de la Casa de Alba para salvarlo de décadas de ruina
El castillo de Villapadierna lleva siglos en situación de desamparo y en 2007 ingresó en la Lista Roja de monumentos en ruinas. RAMIRO
El castillo de Villapadierna lleva siglos en situación de desamparo y en 2007 ingresó en la Lista Roja de monumentos en ruinas. RAMIRO

El Ayuntamiento de Cubillas de Rueda ha puesto un curioso anuncio en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). Comunica el inicio de una investigación sobre la titularidad del castillo de Villapadierna y da un plazo de quince días —que expira el 11 de octubre— para presentar alegaciones. Se trata de «una formalidad», según el alcalde, el leonesista Carlos Ángel Fernández Pascual, «porque nosotros sabemos de quién es el castillo. Es propiedad de Villapadierna, de todos los vecinos».

 

El monumento lleva siglos abandonado, a pesar de que es Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1949. El objetivo es salvar de la ruina una fortaleza erigida en el siglo XV con fines militares por el todo poderoso almirante de Castilla Fadrique Enríquez, primer conde de la comarca de Rueda, quien no quiso apoyar a Cristóbal Colón en su aventura de abrir una nueva ruta hacia las Indias, que acabaría con la conquista del Nuevo Mundo.

 

Fernández Pascual persigue rescatar el ingente patrimonio de una zona que lleva medio siglo «despreciándolo», en su opinión, por culpa de unos alcaldes, «más preocupados por enterrar aquí a Franco», en alusión a su predecesora, Agustina Álvarez Llamazares (PP), que ofreció el cementerio municipal para depositar los restos del dictador cuando fuera exhumado del Valle de los Caídos.

 

El castillo de Villapadierna, tras Fadrique Enríquez, pasó a manos de la Casa de Alba y a la marquesa de Villafranca, quien en 1797 autoriza a los vecinos a colocar en su torre las campanas de la parroquia. De estilo gótico y planta cuadrada, mediante un ingenioso sistema a través de un túnel de dos kilómetros, el foso se llenaba con agua del río Esla.

 

EL LÍO CON LOS ALBA

Aunque en la documentación histórica siempre se vincula el castillo con los Alba, la última duquesa, Cayetana de Alba, desmintió que fuera suyo. La historia-leyenda de que perteneció a los Alba viene de unas declaraciones del Catastro de la Ensenada que prestaron bajo juramento, el 16 de agosto de 1752 y ante el juez don Gabriel González Reyero y Sierra, el alcalde mayor Alonso Rodríguez Castañón, el cura párroco Indalecio Fierro Argüello, el regidor por el estado noble Alonso Fernández, el regidor por el estado general Mathias Blanco y varios vecinos, como peritos del concejo. Villapadierna contribuía a los Alba, según la misma fuente, con dieciséis cargas y media de pan y 249 reales de vellón del impuesto de Alcabalas, que las tenía la duquesa de Alba enajenadas de la Real Corona.

 

El alcalde de la UPL quiere regularizar la situación del castillo. Es el primer requisito para solicitar subvenciones que permitan mantenerlo en pie. Actualmente, las ruinas dan cobijo a varios nidos de cigüeñas, cuyo peso podría ser la «puntilla» para una fortaleza que lleva seis siglos en pie.

 

El castillo no figura ni en el Castro ni en el Registro de la Propiedad. Si nadie responde al anuncio del Ayuntamiento, pasará a ser de titularidad municipal.

 

Fernández Pascual considera que ha llegado la hora de restaurar y rentabilizar el patrimonio de Cubillas de Rueda, como los yacimientos arqueológicos de Sahechores de Rueda, el castro de San Cipriano o las lápidas vadinienses aparecidas en la comarca. «Un patrimonio que está completamente abandonado», dice. El alcalde está convencido de que el castillo de Villapadierna «si estuviera en Valladolid o en Cataluña se hallaría en perfecto estado».

 

Según el Catálogo de Bienes Protegidos de la Junta de Castilla y León, el castillo de Villapadierna «se encuentra en mal estado de conservación. En la actualidad sólo están en pie parte de la muralla, el foso y la adusta torre central, en cuya parte superior se abren ventanales de amplia flecha. La barrera exterior se encuentra semiderruida y muy desgastada en los tramos conservados». Pese a que la Junta admite el mal estado de la fortificación, no ha mostrado ningún interés hasta la fecha por intervenir en ella.

 

El castillo de Villapadierna lleva en la Lista Roja que elabora Hispania Nostra desde 2007. Únicamente la asociación Promonumenta se ha preocupado de la limpieza del monumento.

El castillo que busca dueño para no encontrarlo