martes 22.10.2019

La Catedral quiere explorar su subsuelo

El Cabildo planea hacer un ‘barrido’ con un georradar para averiguar qué esconde el templo gótico.

¿Qué hay bajo los cimientos de la frágil Catedral de León? El Cabildo planea realizar un ‘barrido’ de este enigmático solar para averiguar con más exactitud qué esconden las entrañas de la Catedral. El georradar permitirá hacer una lectura del subsuelo, sin necesidad de cavar ni un centímetro, para desvelar los secretos más profundos del edificio.

Los historiadores saben que el templo gótico se erigió sobre una primitiva catedral románica construida a su vez sobre unas termas romanas. Un enclave donde estuvo un día el Palacio Real de los monarcas leoneses. ¿Por qué este empeño en emplazar aquí tantos edificios? Para los antiguos era un punto telúrico, un lugar mágico.

De momento no hay plazos ni presupuesto. La financiación para el proyecto -como casi todas las obras que se han ejecutado últimamente en el templo- procederá del dinero recaudado en la taquilla. «No es urgente pero es algo que queremos hacer», asegura Mario González, administrador de la Catedral.

En el 2008, durante la etapa de gobierno del PSOE en la Alcaldía de León, hubo un plan para excavar en el subsuelo de la Catedral que puso en alerta a algunos expertos, quienes consideraron la idea «descabellada». El estudio, elaborado por el arquitecto Melquíades Ranilla, proponía abrir una cripta bajo la Catedral para exhibir los vestigios de las termas que yacen bajo ella.

El proyecto iba a costar 800.000 euros. Arquitectos y técnicos aseguraron entonces que la excavación podría poner en máximo riesgo un edificio demasiado endeble; otros advirtieron que las termas que el Ayuntamiento quería recuperar apenas existen porque los cimientos se hormigonaron durante la gran restauración llevada a cabo por Demetrio de los Ríos en el siglo XIX con el fin de reforzar la estabilidad del edificio.

El georradar podría dar pistas sobre uno de los mayores misterios de la Catedral: ¿Por qué se construyó ‘engullendo’ un tramo de la muralla y no adosada a ella?

La cripta olvidada

El investigador García Bellido explica en sus escritos que las termas romanas se conservaban en el siglo X, «pues se sabe por Sampiro que Ordoño II donó a la primitiva catedral unas termas que él usaba como Aula Regia de su palacio».

Durante la restauración de Demetrio de los Ríos, este arquitecto localizó restos de las antiguas termas romanas, un espacio reutilizado en la Edad Media como panteón. Se trata de un túnel de 22 metros de largo, conocido como la cripta norte, que, desde entonces, no se ha vuelto a tocar. De hecho, aquí hay todavía varios sarcófagos de piedra.

Previsiblemente, el georradar no sondeará, como en el caso de San Isidoro, una pequeña parte del edificio, sino que la prospección podría incluir también la plaza de Regla. Los arqueólogos calculan que en esta zona es muy probable que existan restos de barracones, almaceces y otras dependencias del campamento romano como el valetudinarium (hospital).

El solar sobre el que se asienta la Catedral es para los investigadores uno de los puntos más «apetecibles», porque aquí está «concentrada» casi toda la historia de la ciudad, desde el siglo I en adelante.

La Catedral quiere explorar su subsuelo