domingo. 25.09.2022

Uno de los aspectos más significativos de los campamentos descubiertos es su conexión visual con Legio, situado justo al este y controlando todo el campo de maniobras de castrametación ubicado en esta plataforma natural muy cercana a Trobajo del Camino. «No cabe duda de que su localización en este lugar se encuentra directamente relacionada con la presencia del campamento legionario», asegura Morillo Cerdán, que corrobora que el primer asentamiento por parte de la legio VI victrix en el cerro que se levanta en el interfluvio entre el Bernesga y el Torío tuvo lugar en torno al cambio de era. Añade además que este primer campamento augusteo, construido en madera y tierra, le sustituyó hacia el 15 o 16 después de Cristo un segundo recinto ya rectangular con esquinas redondeadas, prácticamente idéntico al posterior, edificado por la legio VII gemina.

En torno al 74 o 75, dicha unidad, refundada tras las guerras civiles como VII gemina, construye un campamento de nueva planta con defensas en piedra y terraplén interior, reaprovechando de forma selectiva las estructuras defensivas del recinto precedente. «Las excavaciones llevadas a cabo durante los últimos veinte años en el casco urbano han permitido conocer numerosos aspectos del campamento flavio, que sigue el modelo canónico de planta rectangular con esquinas oblongas y grandes puertas en cada uno de los costados», recuerda el profesor, que subraya que fue a partir de entonces cuando León se convirtió en la principal base militar de operaciones a lo largo de todo el Imperio. «Su impacto en el territorio circundante, tanto el adscrito directamente a su jurisdicción o leuga como el que se extendía más allá, será intenso, generando formas de ocupación del paisaje peculiares, como el vicus militaris, puestos de control o campamentos de prácticas o maniobras», explica el profesor.

La conexión con Legio
Comentarios