lunes 1/3/21
Autores imprescindibles

Cultura compra el fondo Panero

EL POETA ‘LOCO’ DE LOS PANERO ya está en la Biblioteca Nacional de España (BNE). A través del Ministerio de Cultura, ha comprado el fondo del escritor de origen astorgano, un ‘cajón’ de manuscritos aún por digitalizar.
Leopoldo María Panero. VÍCTOR LERENA

Es un autor imprescindible. Así lo ha entendido el Ministerio de Cultura, que entre los bienes adquiridos en 2020 para las colecciones públicas del Estado, se ha hecho con el fondo del poeta de ascendencia leonesa Leopoldo María Panero.

Se trata de unas 700 hojas manuscritas y mecanografiadas, que contienen poemas, ensayos, cartas y cuentos. Una pequeña ‘joya’ entregada a la Biblioteca Nacional de España, que también ha recibido los archivos personales de Rafael Sánchez Ferlosio y aún no ha tenido tiempo de digitalizar unos fondos que podrían incluir algún texto inédito del poeta ‘maldito’. La institución encargada del depósito del patrimonio bibliográfico y documental de España, ubicada en el madrileño paseo de Recoletos, apenas contaba con manuscritos o textos originales de este autor perteneciente al grupo de los Novísimos, y tampoco se han hallado ejemplares originales en otras bibliotecas españolas.

La adquisición

Se trata de 700 hojas manuscritas y mecanografiadas con poemas, ensayos y cuentos

La herencia del mediano de los tres hijos de Leopoldo Panero llegaba en camión hace dos años a Astorga. Cajas de cartón con todo lo que el autor de Guarida de un animal que no existe acumuló durante los 19 años que pasó en el psiquiátrico de Las Palmas. Por voluntad de la familia, su último destino es la Casa Panero. Desde el fallecimiento del autor de Teoría del miedo han aparecido varios textos inéditos. Pocos meses después de su muerte, en 2014, se publicaba otro original, Rosa enferma, editado por Huerga & Fierro. El escritor parece inabarcable. «Yo soy bisexual y sadomasoquista. Sádico con las mujeres y ‘masoca’ con los hombres, aunque también sádico con algunos tíos, depende de lo guapos que sean», decía Panero, quien odiaba a su padre como persona y le admiraba como escritor.

Leopoldo María no tuvo que morirse para ser reconocido. «Desde finales de los ochenta empezó a tener una importante reputación en el mundo académico y ha contado con una gran cofradía de lectores. Siempre ha vendido bien sus libros y hay grupos que han hecho canciones de sus poesías. Francia también le dedicó un congreso», defiende Túa Blesa, el mayor experto en la obra del autor de Narciso en el acorde último de las flautas. Los expertos en la obra de Leopoldo María coinciden en que lo pintoresco y loco se ha impuesto al poeta y que, injustamente, no se ha valorado su legado poético, cuando el escritor leonés es «un gigante de la literatura europea contemporánea».

Cultura compra el fondo Panero
Comentarios