martes 10.12.2019
Música

Dónde estabas en el 97

El Purple Weekend da las primeras señales con una exposición de Andrés Edo en la Sala Ármaga sobre el emblemático año en el que el festival se hizo internacional
Andrés Edo, en una foto retrospectiva del tiempo en el que realizó las fotos de la exposición. M. CUEVAS
Andrés Edo, en una foto retrospectiva del tiempo en el que realizó las fotos de la exposición. M. CUEVAS

Ha pasado tanto tiempo, que todo es en color. Tanto que si el Purple Weekend mira hacia atrás, una de sus vocaciones, se encuentra a sí mismo en blanco y negro, que era un estilo. Y mirar al pasado y estar, merece por lo menos un vermú, que es lo que pasa hoy en la Galería Ármaga, cuando a las 13.00 horas abra el primer evento que celebra el festival como forma de ir calentando motores para los días en los que la música será ya protagonista. Se trata de un a través de los ojos de Andrés Edo, un fotógrafo que durante años ha sido parte de la geografía cultural de León, y que tenía, ya se había visto parte, un completo trabajo de un Purple de otros tiempos. Antes del 2000, aquellos años de carpa que ya no tienen nada que ver con este flamante festival que llega y que tendrá como sede central de sus operaciones el Palacio de Exposiciones.


Trough my eyes, de Andrés Edo, es lo que él vio, y tiene el valor añadido de que se trata del Purple del 97, que supone el paso de un festival que crece para cobrar ya su naturaleza de evento internacional.

 

El relato es el siguiente: «En la mayoría de los casos, las personas retratadas son ajenas a que están siendo captadas a través de los ojos y la cámara de Andrés, de manera que se muestran con total naturalidad y desenvoltura en unos momentos de ocio y disfrute», señala Eva López Campesino, responsable de las exposiciones del festival leonés, lo que conecta a la perfección con el Purple Weekend como lugar de encuentro entre públicos de lo más diverso, unidos por la pasión por la cultura alternativa y la contracultura.

 

Otra de las intenciones de esta cita en torno a las fotografías del siempre observador Andrés Edo, es recordar ese 1997: «Fue clave en la historia del festival Purple Weekend. En ese año, lo que comenzó siendo una concentración Mod en la segunda mitad de los años 80, se convirtió en un festival internacional, abriéndose a un público más general pero sin perder sus raíces», añade Campesino. Es entonces cuando adopta la estructura de varios escenarios. En aquella edición se ubicó una carpa en la explanada delante del edificio de la Junta de Castilla y León que albergaba varios conciertos durante el día, así como la feria del disco y mercadillo vintage. Andrés Edo Tornos (León, 1953), fotógrafo detallista, apostó en esa ocasión por el retrato general de los que pueblan el festival, como elemento imprescindible.

Dónde estabas en el 97