lunes 19/4/21
Música

El editor que tuvo un Flechazo

Cooper celebra diez años de Ediciones Chelsea, que ha publicado 20 títulos
undefined
Alejandro Díez Garín, conocido como Álex Cooper. JAVIER CASARES

No solo tiene buen oído para la música, sino para la literatura. El leonés Alejandro Díez Garín ha tendido más de un ‘flechazo’ en su vida; primero como líder de aquella banda mod de los ochenta; y ahora, al frente de una editorial, principalmente, de libros de música.

Álex Cooper, uno de los fundadores del festival Purple Weekend, se retiró hace un año de los escenarios para volcarse en Ediciones Chelsea, un sello personal que acaba de cumplir diez años y ha llegado donde ni siquiera se había propuesto. «Es una pequeña editorial que se puso en marcha por casualidad», explica Cooper, con el fin inicial de autoeditarse Club 45: canciones de la era pop para mods y jetsetters, un libro que hacía un recorrido por la música de los sesenta, pero también por sus ídolos, la repercusión en la moda y los lugares en los que surgió la cultura pop.

El último título que acaba de ver la luz es la versión en castellano de Boy About Town, del periodista inglés Tony Fletcher,prologada por el escritor catalán Kiko Amat. «Es la primera aventura internacional», dice, de un proyecto que ya ha alumbrado ya una veintena de títulos.

Cuenta Cooper que, al principio, sus libros solo los compraban los seguidores de su grupo. En parte, porque únicamente estaba interesado en publicar aquellos temas que a él le interesaban, vinculados a la música de los sesenta y la Nueva Ola. «El gran reto era llamar la atención de gente que no me conociera», confiesa. Con la obra de Fletcher ha dado el salto al mercado internacional, ha tenido que negociar con su agente neoyorquino y se ha movido en un territorio hasta ahora desconocido para él.

Retirado de la música y con las limitaciones que impone la pandemia del coronavirus, Cooper se ha planteado centrarse más en el mundo editorial. Tiene en proyecto «la publicación de un libro sobre fotógrafos de los 60 y de grupos beat marginales».

Hasta ahora el ‘superventas’ ha sido NPI de Música, de Joaquín Rodríguez, bajista de Los Nikis y ahora piloto de Iberia, una suerte de memorias camufladas como manual para debutantes, construido con anécdotas memorables, fotos imposibles, consejos que nadie ha pedido y humor inteligente, que está a punto de ver su tercera edición.

Chelsea también ha sido el refugio editorial de artistas como Isa Fernández, Nani Castañeda, Jaime G. Soriano, Jonathan Vidal, Pat Escoín o el vocalista de Airbag, Adolfo Díaz.

El asaltante de estaciones, una recopilación de apuntes, reflexiones y canciones de Xoel López, está agotado. El fundador de Sex Museum, Fernando Pardo, se desnuda en Los chicos eléctricos, donde repasa sus recuerdos de Malasaña, sus discos preferidos y desempolva viejas fotografías.

No, no me olvido es el álbum fotográfico de los añorados Nacha Pop, rescatadas del olvido por Sandra Bensadón, testigo y cómplice de algunos de los momentos clave en la historia de la banda madrileña. ¡Ponte ya a bailar! Mis años de revuelta mod con Los Elegantes es un relato personal e hilarante de «la gran esperanza blanca del pop español», como fue definida la banda del ‘Chicarrón’ a principios de los 80.

Jorge Martín, cantante, compositor y guitarrista de La Habitación Roja fue uno de los primeros fichajes de Ediciones Chelsea, sello en el que publicó Espacio interior

En Es la Edad. Tocando los tambores con los Salvajes, Delfín Fernández, el batería de la banda más peligrosa y divertida de la escena musical española también relata las peripecias de este grupo conocido como los Rolling Stones españoles.

Diez años han dado para muchas vidas en Chelsea.

El editor que tuvo un Flechazo