lunes 16/5/22
Raquel Sánchez Friera artista

«El colonialismo es causa principal de la migración masiva»

Esta audaz creadora de origen leonés participa en ‘Colonia apócrifa’, la nueva exposición del Musac, con una descarnada denuncia de las condiciones que reinan en los Centros de Internamiento de Extranjeros.
Raquel Sánchez Friera junto a su obra ‘1.432.327m2’.

De padre leonés —de Palazuelo de Torío— y madre tarraconense, Raquel Sánchez Friera es una de los cinco artistas vinculados con León que están presentes en la gran exposición del Musac Colonia apócrifa. Y como varios de ellos, muestra sus obras —en su caso, vinculadas con un tema de tanta actualidad como es el de la inmigración— en el Museo de León, que junto al propio Musac y a San Marcos forma la triple sede de esta muestra. Después de estudiar Económicas, Friera cursó Bellas Artes en Barcelona y vivió durante un tiempo en Estambul. Su trayectoria se caracteriza, sobre todo, por abordar proyectos centrados en cuestiones sociales y políticas, donde cuestiona los mecanismos económicos y morales que determinan nuestra subjetividad.

—¿Con qué trabajos está presente en esta exposición?

—Participo con dos obras: 1.432.327m2 (2012) e Información para el ciudadano sobre las esperas para ser legal (2007), esta última realizada con Núria Güell. La primera es un vídeo en el que aparezco yo misma describiendo los espacios de los Centros de Internamiento de Extranjeros, a los que no puedo acceder por mi «condición de ciudadana europea» y porque estos centros se mantenían y se mantienen en el más absoluto aislamiento y hermetismo, vacíos legales. Mis descripciones se basan en los testimonios de personas que sí han estado allí retenidas. El vídeo pretende visualizar la situación a la que están sometidos los migrantes en los CIEs y, a su vez, reflexionar sobre el papel del artista en este tipo de proyectos, donde se denuncia situaciones a través de la experiencia de otros.

—¿Y la segunda obra?

Información para el ciudadano sobre las esperas para ser legal consiste en un campaña informativa de 4 opis (carteles publicitarios de gran tamaño) en la que informamos al ciudadano sobre la precaria situación de espera a la que estaban sometidos los inmigrantes para la adquisición y renovación de los papeles en España. Estos opis fueron ubicados en el metro de Barcelona en 2007, después de la regulación «extraordinaria» que realizó Zapatero en 2004. Para esta exposición se han instalado los opis en la calle, concretamente en las cristaleras del Museo de León. La situación actual ha cambiado mucho y, de hecho, es interesante ver cómo estos dos trabajos marcan un cambio de ciclo de una misma política de uso/abuso de la fuerza de trabajo: del reclamo de mano de obra no española, con las colas de regulación que ello creaba, hasta la intensificación del control y expulsión de trabajadores no españoles.

—¿Cuál ha sido la principal dificultad o reto al que se ha tenido que enfrentar?

—Sin duda, la de trabajar con temas de suma gravedad que te rodean, que afectan a personas cercanas pero que el artista no ha vivido personalmente. Quisiera que estas denuncias activasen a la mayor cantidad de gente posible y ayudasen a cambiar tales situaciones.

—¿Qué le parece la idea que ha tenido el museo de reflexionar sobre el hecho colonial?

—Es fundamental una revisión de esa historia de España que se nos ha explicado, porque hay mucho desconocimiento del colonialismo español: imágenes, monumentos, hechos políticos... están impregnados de la historia colonial española y europea. Aunque se ignore o se oculte, el colonialismo tiene consecuencias en nuestro presente: ¿No es el colonialismo y los desequilibrios que provocó y sigue provocando una de las causas principales de la migración masiva del norte de África que se estampa en las vallas del Estado, se ahoga en el Mediterráneo o se retiene en los CIEs?

—¿Cómo ha influido la crisis en el mundo del arte?

—Vivo en Barcelona y, ahí, se han cerrado muchos centros de producción de arte por falta de apoyo público. Muchas personas se autoorganizan y surgen otro tipo de iniciativas colectivas. Por otra parte, en muchos casos la crisis ha servido y está sirviendo de excusa para fomentar un arte más consensual e imponer políticas culturales más conservadoras, en vez de utilizar las subvenciones para fomentar prácticas artísticas que cuestionen lo que nos rodea.

«El colonialismo es causa principal de la migración masiva»
Comentarios