domingo. 07.08.2022

Aunque puede que lo mejor sea una lluvia fina continua como comunicación para mostrar que el Museo del Prado siempre está ahí dispuesto a convertir la diversión en cultura, de vez en cuando no viene mal un torrente de éxito como es el reciente anuncio de la concesión del premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. Y este complejo cultural que, no está de más repetir, es un lugar en el que con la pintura como bandera se recorren todas las disciplinas del arte y la historia, ha recibido la noticia como impulso para seguir, para celebrar, pero también para construir el día a día, que es lo que ha hecho de este lugar el más emblemático de la cultura española, que sea un sueño inmortal de dos siglos de vida del arte mundial.

Carlos Chaguaceda, director de Comunicación del Museo del Prado, asegurao que «este Princesa de Asturias es un galardón que reconoce a una institución única, de la que todos los españoles somos (y nos sentimos) propietarios y que es patrimonio de la humanidad. Aquí se recogen todas las historias, todos los sentimientos, todos los relatos. El Prado nos une, nos hermana y nos hace mejores», seña.

«Este premio es un orgullo y una nueva razón para venir a visitar el Prado que, por mucho que lo visites, siempre tiene algo distinto que ofrecer», dice.

Y de ahí, Chaguaceda apela a lo colectivo, porque quiere también insistir en ese carácter plural y público del museo: «Estamos muy satisfechos de que el Bicentenario del Prado esté teniendo la repercusión que está consiguiendo. Porque conocerlo es amarlo y amar la cultura es una obligación si queremos construir un futuro mejor. El Prado, que nace como una colección real en 1819, se convierte en Museo Nacional en 1868. Es el mejor símbolo de lo que España es capaz de construir».

«Es el mejor símbolo de lo que España es capaz de construir»
Comentarios