sábado 23/10/21
Adriá Salas, cantante y guitarrista de La Pegatina

«Es nuestra primera vez en León y la gente lo va a gozar»

La Pegatina llega a León para actuar en Los Veranos del Hípico esta noche, a las 22.00 horas. Adrià Salas, cantante y guitarrista del grupo de rumba catalana, habla del concierto y de su carrera. Las entradas cuestan 22 euros.
Los integrantes del grupo catalán La pegatina, que actúa por primera vez en León. IBAI ACEVEDO

La Pegatina llega a León para actuar en Los Veranos del Hípico esta noche, a las 22.00 horas. Adrià Salas, cantante y guitarrista del grupo de rumba catalana, habla del concierto y de su carrera. Las entradas cuestan 22 euros.

—¿Cuál cree que es el secreto de su éxito?

—Somos nueve personas ahora, pero trabajamos hablando, en asamblea, hablando las cosas y yendo todos a una, que tenga todo el mundo el mismo objetivo: viajar, conocer mundo, seguir creciendo y aprendiendo. La clave del éxito andará por ahí.

—¿Cómo describiría el estilo de La pegatina?

—Eso os gusta más a los periodistas hacerlo, lo de poner etiquetas. Nosotros somos un grupo que nos gusta mucho la rumba, que nos gusta el ska, el merengue, la cumbia, todo lo que suene a latino y que luego nos gusta la ‘caña’, el punk y el rock. Depende de lo que pida la canción, nos vamos para un lado o al otro. Realmente, no hay un estilo definido, sino que son muchos diferentes, pero sí que por ahí anda un poco la cosa.

—¿Algún grupo o artista que no sea de este estilo y que escuche en secreto?

—A mí me gusta mucho el tema de cantautores, me flipa. Yo soy muy fan de Quique González, por ejemplo. Pero luego también me gusta mucho el indie, póngase Vetusta, Love of Lesbian. A mí me gusta un poco de todo, en realidad. Luego hay cosas de electrónica o cosas de grupos de otros países que hacen marcianadas que también me flipan. Esta es la música que nos gusta hacer, pero no quiere decir que sea la que estamos escuchando todo el día.

—Han colaborado con muchos artistas, ¿con quién se lo ha pasado mejor?

— A ver, hay colaboraciones que, la verdad, te lo pasas mejor en el estudio, por las risas... En el último disco, por ejemplo, todas las colaboraciones fueron a distancia, porque con la pandemia y demás... Y no te lo pasas igual. Pero bueno, luego te lo pasas bien cuando te juntas en un escenario para hacerlas. No sé, la verdad es que sí que ha habido muchos momentos de risa en el estudio. Yo creo que al principio, por ejemplo con Baciamolemani que éramos muy amigos de Sicilia, pues claro, vinieron un montón al estudio y nos estuvimos riendo un rato. Hay momentos así, que somos muchos. Por ejemplo, Dubioza Kolektiv, una banda bosnia con la que nos llevamos muy bien, pues también, cuando llegaron al estudio y pasamos un tiempo con ellos fue muy divertido.

—Ha mencionado el tema de la pandemia, ¿cómo ha sido trabajar durante este tiempo?

—La verdad, ha sido más agradecido, porque claro, si no hay nada que hacer durante un confinamiento... Y de repente tener el objetivo de grabar un disco hace que estés concentrado en un proyecto. Y ya que no hay conciertos, por lo menos estás enfocado en algo musical con tus compañeros, no pierdes el vínculo ni profesional ni de amistad con el resto a pesar de la distancia. Aparte que cada uno en su casa ha tenido el tiempo de grabar, de ensayar, de hacer la toma buena para cada instrumento. Entonces bien, lo grabamos positivamente y hemos aprendiendo cosas para próximos discos.

—En alguna ocasión le han preguntado los motivos por los que tanto en las letras de La Pegatina como su libro ‘Salsa’ mezcla castellano y catalán. ¿Tiene la elección de la lengua algún motivo de reivindicación política?

—No tiene ninguna reivindicación política. En todo caso, las reivindicaciones se hacen en castellano, para que lleguen a más gente. Tenemos mucho público sudamericano, que también se puede sentir identificado con esas letras. Pero la lección no es política, es natural, me sale así; de repente, una canción me apetece hacerla más en catalán o más en castellano, según la temática.

—A propósito de ‘Salsa’, ¿cómo fue la experiencia de crear ese libro?

—La verdad es que entre la pandemia y que estaba en casa porque me había fracturado la rodilla, tuve mucho tiempo para escribir y fue una terapia guay para eso. Siempre me ha gustado escribir y que te llamen y te digan: «Oye, tienes un libro en blanco para que tú lo hagas a tu gusto y escribas lo que quieras»; y yo dije: «Pues venga, sí». Y yo todo el rato le decía a la editora: «¿Seguro que esto os gusta? Y decían: «Sí, sí, lo que a ti te guste». Entonces, yo hice lo que me gustaba a mí. Me han dado plena libertad.

—¿Tiene pensado escribir más libros?

—Sí, bueno, poco a poco estoy escribiendo una novela, a ver hacia dónde me lleva, pero no sé adónde me llevará eso.

—¿De qué género? Ficción, autobiográfica...

—No, biográfica, no; obviamente, es ficción, sí. Es como una historia, así, de unos colegas, pero no es biográfico ni nada de eso.

—A parte de este libro ha escrito artículos para la revista ‘Enderrock’, compone para otros músicos, para La Pegatina... ¿Con qué disfruta más?

—Yo voy componiendo canciones y las que encajan para La Pegatina, pues son para La Pegatina; y el resto, o se les busca un lugar donde publicarse o también estoy sacando yo mis temas aparte con consentimiento del resto del grupo. Además, me gusta componer para otros, porque es un ejercicio, p como ser actor o actriz: interpretar el papel de otra persona; de repente tener que decir «vale, esta canción que podría ser para tal persona, vamos a intentar meternos en cómo haría la melodía, en qué palabras usaría y cuáles no»... y es como un ‘juego’ que a mí me gusta especialmente. Son cosas totalmente diferentes, porque yo no compongo igual si es para La Pegatina, si es para mí o si es para otros. Son cosas totalmente diferentes, no son ni el mismo lenguaje ni nada, se saca más o menos de dentro.

—¿Han estado alguna vez en León? ¿Qué se podrá ver en el concierto?

—Estuvimos en Santa María del Páramo hace muchos años. En León capital no hemos estado nunca y creo que los conciertos de Los Veranos del Hípico tienen muy buena pinta. Como el concierto es con la gente sentada, lo hemos preparado para que se pueda gozar sin estar de pie. Aprovechando que es la primera vez que vamos, que suenen todos nuestros hits. Creo que la primera impresión que da La Pegatina, si no la has visto nunca, es muy buena y que toda esa gente se va a llevar un buen recuerdo y espero que sea la primera de muchas veces.

«Es nuestra primera vez en León y la gente lo va a gozar»
Comentarios