jueves. 30.06.2022

La Escalera de la vida es desde 2015, año en que la pintaron por primera vez los estudiantes de Maristas, una entrada a todo color al barrio de San Esteban desde la calle Álvaro López Núñez.

En esta ocasión el ayuntamiento solicitó ideas, que fueran muy sencillas de ejecutar, para tapar los huecos laterales como forma de evitar que se dejase basura. Desde el área de plástica de Maristas se planteó hacer libros gigantes para rendir un pequeño homenaje a los escritores y escritoras leonesas. Al final se han hecho libros, aunque más pequeños de lo planteado, y se ha añadido un escalón más en la cima de la escalera, dividiendo la altura de último escalón en dos, ya que originalmente era demasiado alto.

Los estudiantes ya están pintando los libros y escribiendo unos pocos de los muchos nombres de escritores de esta tierra, ya sean por nacimiento o por adopción.

También están repintando los escalones nuevos y restaurar lo peor conservados, aunque comparten este trabajo con un gran mural de flores que están realizando en el patio de la cafetería “El Lápiz”, que está en la misma calle de la escalera (Álvaro López Núñez), a unos 30 metros de la escalera, pero en la acera opuesta, y en dirección hacia El Espolón.

La Escalera de la Vida se convierte en biblioteca de calle
Comentarios