martes 10.12.2019

«Espadaña» reclama humanizar el verso tras el colapso de la guerra

Como expresa el escritor y periodista Sabas Martín, «decir que Espadaña surgió sólo como reacción contra el formalismo estetizante, inocuo y acomodaticio de otra revista coetánea, Garcilaso , es simplificar un proceso bastante más complejo». Sin embargo, la historia literaria consagra esa radical disparidad. Antonio González de Lama, Eugenio de Nora y Victoriano Crémer fueron sus hacedores principales. La revista publicó 48 números desde 1944 a 1951, año en que desapareció. «Frente a los garcilasistas, el grupo de León reivindicó la rehumanización de la poesía. Menos perfección estilística, menos metáforas y más gritos. Vida, vida, vida. Eso proclamaban en el silencio inerte de la España de la oscuridad franquista. Autores entonces prohibidos como Alberti, León Felipe, Lorca, Miguel Hernández, Neruda, Vallejo, junto a Aleixandre, Salinas, Celaya, Otero, Valverde, De Luis, Panero, Gamoneda, y prácticamente la totalidad más significativa de lo que habría de venir: Bonald, Barral, Hierro, González, Hidalgo, Ory, Bousoño... figuran en esa nómina de más de 1.500 escritores que hacen de Espadaña un documento insustituible de la poesía española de este siglo» La tertulia de la biblioteca de los Azcárate, en la actual Fundación Sierra-Pambley, fue el germen del nacimiento de la revista, y fue allí donde impartía su saber De Lama y donde eclosionaría el talento y la creación de tantos escritores...

«Espadaña» reclama humanizar el verso tras el colapso de la guerra
Comentarios