sábado 11.07.2020
CULTURA

Filigranas en madera

El artesano José Pérez Puerto expone sus trabajos en el viejo Ayuntamiento
Filigranas en madera

Hay obras que no necesitan explicación y hay otras que solo se pueden comprender en toda su dimensión si alguien te ayuda en penetrar en sus secretos. Esto sucede con los magistrales trabajos del artesano berciano José Pérez Puerto, que estos días expone sus trabajos en la sala de exposiciones del antiguo Ayuntamiento de la Plaza de San Marcelo.

José Pérez muestra en esta exposición una serie de muebles de barrocos adornos y que enlazan su obra con la antigüedad, con los tradicionales arcones, con los bancos de cocina que en un solo movimiento se convertían en mesas en las que comer cómodamente, con botelleros llenos de complicaciones en los que hasta los vasos y las botellas están realizados en madera. Por lo tanto una parte dedicada al que sería trabajo de un gran ebanista y tallista.

Pero José Pérez no termina aquí su obra. A él le gusta complicarse la vida y ahí es donde sus trabajos necesitan una explicación. Muestra, por ejemplo una serie de sombreros que parecen normales y corrientes… pero no, milagrosamente están elaborados con madera. «Representan -nos dice- un gran esfuerzo, ya que llevan una elaboración muy laboriosa y complicada. Baste saber que los troncos de los que nacen estos sombreros tienen un peso cercano a los cincuenta quilos, que al final se quedan en apenas cien gramos que es lo que pesan estos sombreros de madera, más o menos lo que uno de fieltro y de tela».

Pero hay muchas más cosas, hay bolígrafos y plumas estilográficas completamente elaboradas en madera, y vajillas, y cuadros en los que el artista berciano reproduce el Guernica de Picasso o representa la ponferradina Calle del Reloj o la Catedral leonesa. Pero si bien hay que admirar sus magníficos trabajos, hay otra parte importante, su actividad docente. «La realizo al lado de mis hijas, Andrea y Marta, que me ayudan mucho. Se trata de una escuela que enseña una profesión que está a punto de desaparecer y que creo que puede tener muchas salidas para nuevos artesanos. Llevo doce años luchando porque permanezca». Su aula, que ha llamado Anmar, está situada en Cabañas Raras, apenas a ocho kilómetros de Ponferrada y allí aprenden su oficio actualmente quince jóvenes bercianos.

Filigranas en madera