lunes. 04.07.2022

Futbolista Valdo: el milagro de la hermana Marina

La vida del mejor jugador de fútbol leonés de la era moderna es llevada al cine con Carmen Machi como protagonista
                      Imágenes de arriba, momentos en la trayectoria de Valdo. Abajo, fotogramas del filme. J. S. / M. B. / J. F.
Imágenes de arriba, momentos en la trayectoria de Valdo. Abajo, fotogramas del filme. J. S. / M. B. / J. F.

Como no tenía futuro, con poco lo tenía todo. La historia de Valdo es tan rotunda que no dejaba ver la magia que había dentro. Que tenía algo que ver con la confirmación, aunque a veces cueste pensarlo, de que el ser humano merece la pena. Una vida de película, seguro que más de una vez le dijeron. Valdo es el mejor futbolista leonés de la historia contemporánea. Puede que alguien piense: lo tuvo todo para triunfar. A lo que él podría contestar: «lo tuve todo porque no tenía nada».

La vida futbolística de Valmiro Lopes Rocha, más conocido como Valdo (Villaseca, Villablino, provincia de León, España, 23 de abril de 1981), futbolista hispano-caboverdiano, internacional con la selección de Cabo Verde, es un de cero a Champions con el Real Madrid en 2002, en donde jugó hasta dos partidos en ese torneo mitificado por los blancos y que en ese momento sufría una plaga de galácticos. Aún así, Valdo metió la cabeza. Y aquí llega entonces eso de que su vida es de película. Lo es: se titula Llenos de gracia, película dirigida por Roberto Bueso (antes, dirigió La banda), que firma el guion junto a Óscar Díaz Cruz, protagonizada por Carmen Machi y producida por Misent, MOD y The Nun Producciones AIE, y que clausura hoy la edición del Festival de Málaga.

Valdo nació en Villaseca. Completamente desamparado acabó en un centro en Aravaca-Pozuelo de Alarcón. Allí llamó la atención del Real Madrid. Debutó con el primer equipo en la temporada 2001/02 y jugó dos partidos de esa Liga de Campeones que terminó en las vitrinas de la casa blanca. Pero entre medias, el personaje clave no es ni Florentino, Zidane o Del Bosque, sino la hermana Marina, por cierto, madridista de pro. Ella creó un equipo de fútbol en ese colegio, en realidad una casa de caridad, en el que los alumnos no eran peores que en el resto del municipio, sino que sin saberlo pedían cariño a gritos, a trastadas.

el gran día

Valdo despuntó. Pero el día clave es en Mallorca. 2005. Valdo marca como jugador de Osasuna. En la camiseta interior lleva escrito: Gracias, hermana Marina. El hecho no pasó desapercibido. Pero si no llega a ser primero por la escritora Inma Puig que se puso manos a la obra para saber más sobre esta emocionante historia, y luego por la difusión impecable por parte de Borja Hermoso en El País, tal vez no se hubiera llegado a la noticia de hoy: la estrella del Festival de Málaga es Carmen Machi, interpretando a esa hermana Marina, que ahora tiene 85 años y vive retirada en Salamanca, pero que sabe que aquel niño de talento futbolístico innato llamado Valdo será siempre su cómplice madridista. Se llama Llenos de gracia.

Futbolista Valdo: el milagro de la hermana Marina
Comentarios