lunes. 26.09.2022

La gratificante animalada de leer

La muestra de Alvar Aldiel ‘La Selva Literaria’ recoge el poder de la lectura y simboliza un viaje por la fauna literaria
Varias de las imágenes que componen 'La Selva Literaria'. RAMIRO

Leer es una aventura en la que caben todo tipo de personajes. Y los animales, a veces, si no son el relato forman parte para contar la historia. Desde ayer, en la Biblioteca Pública de León, la exposición del artista Alvar Aldiel, titulada La Selva Literaria, pretende acercar a algunos de los célebres protagonistas de la fauna que forman parte ya del mundo literario. Y los que no son propiamente famosos, también son dibujados con su peculiar técnica para dejar constancia de que la afición a la lectura puede surgir desde cualquier parte, incluso desde el hall del centro leonés, como aperitivo perfecto para dar después un paseo por las diferentes estancias de la biblioteca.

Así, la fauna de la Biblioteca Pública cobrará vida en forma de cuadros desde hoy al 8 de febrero. Usando el spray como principal herramienta, el pintor ofrece su particular visión de algunos de los animales más míticos de la historia de la literatura. La muestra está compuesta por una selección de cuadros en los que resaltan el color y el manejo de un dibujo simplificado en líneas y puntos, los cuales requieren del espectador para completar una composición atractiva y vibrante.

«Para la exposición he seleccionado algunos de los animales más ilustres de la literatura y los he adaptado a mi estilo pictórico. El público podrá encontrarse a uno de los 101 Dálmatas o a Shere Khan, pero también otra fauna menos conocida que también aparece en libros muy interesantes. En todos los cuadros el color tiene un papel esencial y sirve como metáfora del brillo que puede suponer descubrir una buena historia entre las hojas de una novela», explica el artista.

Si después de un vistazo a la exposición, algún joven lector se acerca a uno de esos libros, da la sensación de que Alvar Aldiel se mostrará totalmente satisfecho de su acción artística.

Además de la selva literaria, la exposición incluye un cuadro realizado especialmente para la ocasión en la que una niña sentada descubre el placer de la lectura y todo el potencial que guardan los libros. Este claro guiño a la Biblioteca se convierte en introducción a la narración pictórica y sirve como estimulante para todas las personas que se acerquen al edificio al recordar la importancia de la lectura.

Para Aldiel la Biblioteca Pública de León es «uno de los centros neurálgicos de la cultura en la ciudad, por lo que poder exponer mi arte en él supone un gran honor», asegura.

Alvar Aldiel es una de las promesas del arte leonés, destacando especialmente por su capacidad de crear obras aparentemente sencillas, pero con una gran fuerza. Las siluetas en negro y el uso de una amplia gama cromática son sus señas de identidad más notables, las cuales han podidos ser apreciadas en eventos pictóricos de carácter regional y nacional, pero que ahora desde su lugar de origen pretende captar público ávido de aventuras que están en los libros.

La gratificante animalada de leer
Comentarios