jueves 17.10.2019
ÁLEX SÁNCHEZ DE ORDUÑA. BATERÍA LEONÉS

«Me gustaría volver al ruedo leonés con Speedway»

El músico leonés Álex Sánchez de Orduña, afincado en Dublín, durante algunas de sus actuaciones. DL
El músico leonés Álex Sánchez de Orduña, afincado en Dublín, durante algunas de sus actuaciones. DL

El leonés Álex Sánchez de Orduña, afincado en Irlanda, surgió de la Escuela Municipal de Música de León, y ahora desarrolla una intensa actividad como batería en un país siempre volcado en los asuntos musicales


Toca la batería desde pequeño y en su caso puede decirse que es un instrumento volador que le lleva a Dublín. Porque un poco de todo eso hay en Álex Sánchez de Orduña, tal vez el batería leonés, aún joven, con la trayectoria más peculiar de los últimos tiempos. Toca siempre fuera de zonas de confort, tanto en cuanto a lugares como en compañeros. Y no es una decisión intencionada sino dejarse llevar sin detenerse por las circunstancias. Por eso, qué hace un leonés en Dublín subiéndose a los escenarios es una forma de demostrar que no hay que esperar a tener 30 años para reinventarse.

 

—¿Cómo surge lo de irse a Irlanda a probar mundo, cambiar, aprender?

 

—A mis 25 años de edad decidí mudarme a otra ciudad para poder desarrollarme profesionalmente como músico. Con la ayuda de mis padres me marche a Dublín a estudiar en Ballyfermot College of Further Education, una escuela de música en la que actualmente estoy a punto de comenzar mi segundo año en ella. Veo más oportunidades y valoración a la cultura en un país que no será más grande que Castilla y León.  

 

—Como ya ha tocado en unas cuantas bandas, ahora mismo, ¿en cuántos proyectos está y cómo los definiría?

 

—Ahora mismo estoy muy centrado en dos bandas. Elevation Falls, que son los que me dieron la oportunidad de entrar en el circuito irlandés de música y Oh Bryan, que por el momento solo hemos tocado dos veces juntos. Son proyectos muy diferentes pero igual de divertidos. Adoro estar encima del escenario con ellos. Nunca pensé en mudarme a otro país y llegar a tocar en festivales en las Islas Británicas o incluso ¡coger aviones!

 

—Al final, ¿uno toca sólo según sus gustos o usted se ha desarrollado como batería en otros estilos?

 

—La verdad es que es un poco opinión de cada uno. Yo siempre he defendido esta premisa. Cuantos más estilos toques, más versátil serás en un futuro. Elevation Falls y Oh Bryan son polos opuestos. Mientras que con unos estoy haciendo temas influenciados por un rock más de la vieja escuela, con otros es algo más relajado.

 

—Un español tocando rock allí, ¿cómo cree que le ven? 

 

—Es una difícil cuestión. No creo que me vean como algo malo. Me divierto tocando con músicos de aquí. A mí, me están tratando muy bien. Puede que lo más difícil para mi haya sido la barrera idiomática pero la música es un lenguaje universal dentro de todo el mundo. Ellos han valorado mi trabajo y me siento muy querido aquí tanto como lo fui en España en su momento.   

 

—¿Ha aprendido muchas cosas nuevas en países de más tradición rock?

 

—Ya no solo con tradición rockera, si no con tradición musical. Estoy viendo un mundo distinto al que hay en España. Creo que, viniéndome aquí, he dado un paso más a mi formación como músico y me ha hecho madurar como persona. No solo se consume rock se consume mucho pop y música tradicional irlandesa. Pero, lo importante de todo esto, es que hay música en cualquier bar y tienes muy buen ambiente cualquier día de la semana. Lo mismo pasa en la calle con los músicos callejeros. He conocido a muchos desde que estoy aquí y ellos me cuentan que el calor de la gente aquí es increíble.

 

—¿Es muy diferente la forma de tocar, ensayar, organizar conciertos...?

 

—Sí un poco la verdad. En España tenemos el privilegio de poder permitirnos alquilar locales por meses. Aquí se lleva más alquilar los locales por sesiones de 4 horas al día. Eso es una de las cosas que me chocó cuando llegue a Irlanda. Tampoco tienes suficiente tiempo para tocar porque suelen juntar 4 bandas en el mismo local la misma noche y eso implica no hacer una buena prueba de sonido, cambios rápidos entre grupos y tocar menos de 40 minutos. Puede que sea lo que eche más de menos de tocar en España.   

 

—¿Si volviera a España qué grupo montarías?

 

—Aún tengo proyectos abiertos en España que no quiero cerrar. Por ejemplo, aun sigo trabajando con Katarsis cuando vuelvo a españa. Tenemos pensado sacar un segundo disco y después quién sabe. También me gustaría volver al ruedo leonés con Speedway y hacer realidad algunos proyectos musicales que espero que algún día vean la luz.    

 

—Por cierto, ¿quiere volver?

 

—Por el momento, no se me pasa por la cabeza. Tengo proyectos muy apasionantes aquí que pueden dar de sí por mucho tiempo y no quisiera abandonarlos antes de tiempo. Quizá si lo hiciera me arrepentiría.    

 

—¿Qué hay de León de lo que siempre se acuerda cada día? 

 

—De muchas cosas. Mi familia, mis viejos amigos y sobre todo de toda mi trayectoria y aprendizaje en la Escuela de Música de León. Ellos me han hecho ser quien soy como músico y siempre les voy a estar muy agradecido de ello.

 

 —¿Y algún grupo español que le guste o le haya empezado a gustar? Si es de León, mejor...

 

La verdad es que no estoy muy puesto ahora de la escena leonesa pero siempre me ha molado mucho la pareja que hacían Aníbal y Miryam en The Bright. También me ha gustado el proyecto que tiene en solitario Arsel Randez.  

 

—Ilústrenos: ¿grupos favoritos?

 

—Cuando te gusta la música escuchas de todo. No me gusta encasillarme en un grupo o en un estilo. Busco abrir mi mente y escuchar cosas que sean interesantes para mi, como métricas irregulares o letras que tengan algo que decir. Ahora mismo estoy escuchando mucho a Tool y Porcupine Tree. Pero antiguamente escuchaba a los clásicos pasando por la movida angelina de los 80 con bandas como Motley Crue o Guns and Roses, luego los noventa con Alice in Chain y Pearl Jam. Luego me gusta mucho también The Police…... Podría tirarme horas hablando de grupos que me gustan y aun así me dejaría alguno en el tintero. 

 

—Viviendo fuera, cuando va a León, ¿qué le gusta hacer sí o sí?

 

—Me gusta disfrutar de mis días libres y ver a todos mis amigos. Así podemos contarnos batallitas. También me encanta estar con mi familia y estar todos juntos.

«Me gustaría volver al ruedo leonés con Speedway»