viernes 05.06.2020

Heridas de guerra sobre el paisaje

Un equipo multidisciplinar del Grupo de Investigación Hismecon de la ULE ha realizado un estudio topográfico y fotografiado con drones fortificaciones de la Guerra Civil en la comarca de Babia.
Imágenes de fortificaciones realizadas por el Servicio de Cartografía de la ULE en la zona de Babia para inventariar y poner en valor el patrimonio de la comarca. ULE
Imágenes de fortificaciones realizadas por el Servicio de Cartografía de la ULE en la zona de Babia para inventariar y poner en valor el patrimonio de la comarca. ULE

El rastro de la guerra sobre el paisaje es un silencio de bombas. Desde un dron es toda una explicación del terreno. Enclaves estratégicos abandonados. Y es explicar la historia en el lugar de los hechos, sin testigos, solo con las heridas del tiempo, trincheras que no sirven pero resultan infinitas. El estudio arroja más información y, como en otros lugares, cobra el valor de la lección de historia, la revalorización de una comarca, como la de Babia, y que como en otros lugares y países se convierte en un atractivo para cualquiera que tenga un mínimo de curiosidad por conocer dónde pasó un acontecimiento como una guerra. Algo así como que para aprender de la historia no está de más sabérsela un poco.

El Grupo de Investigación Historia y Memoria Contemporánea (Hismecon) de la Universidad de León ha realizado un proyecto de investigación, financiado por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, sobre las estructuras militares de la Guerra Civil en la comarca de Babia, que ha posibilitado inventariar 60 fortificaciones o trincheras a través de un equipo multidisciplinar dirigido por el profesor Javier Rodríguez, del Departamento de Historia de la ULE, y bajo el prisma de las humanidades digitales.

Fortificaciones de la Guerra Civil en la provincia de León es el título del proyecto cuyos resultados obtenidos son novedosos para el estudio de la Guerra Civil, ya que contribuye a un mayor conocimiento del conflicto y aporta datos inéditos de cara a la conservación y puesta en valor del patrimonio bélico de la provincia de León. La colaboración de humanistas, documentalistas y profesionales de la edición electrónica, la informática y la cartografía deja constancia, a través de esta investigación, de la apertura a una nueva manera de crear conocimiento y divulgarlo bajo el prisma de las Humanidades Digitales.

En el desarrollo de este proyecto se ha realizado una prospección del área de estudio para localizar las estructuras militares de la Guerra Civil, posteriormente el Servicio de Cartografía de la ULE procedió a la topografía de los enclaves documentados más relevantes, y gracias a utilización de drones se obtuvieron fotografías cenitales y videos de las fortificaciones. Además, el equipo diseñó dos bases de datos interrelacionadas que permiten el almacenamiento y gestión de la información que aglutina con detalle aspectos descriptivos, cronológicos y de geolocalización, incorporando mapas, fotografías, ortofotografías, fotografías aéreas y videos.

Así, el director de este proyecto de investigación detalla que «entre 1936 y 1939 existió un frente de guerra a lo largo de la franja septentrional de la provincia de León desde julio de 1936 hasta octubre de 1937, cuando el bando sublevado obtuvo la victoria definitiva en la cornisa cantábrica con la ocupación de Asturias. «En ese período, tanto franquistas como republicanos desarrollaron distintos trabajos de acondicionamiento de puntos dominantes del territorio con objetivos militares, y actualmente subsisten vestigios de la mayor parte de estas construcciones. El estudio recoge un inventario de fortificaciones que pone en valor el patrimonio bélico de la comarca de Babia». En la investigación participaron Eloy Algorri, doctor en Patrimonio; María Luisa Alvite, Área de Biblioteconomía y Documentación; Leticia Barrionuevo, Biblioteca; José Luis García, Beatriz García, Área de Historia Contemporánea; Javier Llamazares, Paloma Morán, Javier Revilla, Área de Historia Contemporánea; Ignacio Prieto, Sergio Peña, Miguel Álvarez, Cartografía; Ana Cristina Rodríguez, Doctoranda, y Armando Ruiz, Departamento de Historia.

Heridas de guerra sobre el paisaje