sábado. 04.02.2023
Al preocupante cierre de salas de cine en León sucede ahora el que afecta al negocio del libro; cuatro de ellos han dejado de existir en la última quincena

Cuatro históricas librerias leonesas cierran en sólo dos semanas ahogadas por las grandes superficies

Mientras varios escritores leoneses son galardonados con algunos de los más prestigiosos
Además de las citadas librerías, existen por lo menos otras dos que se encuentran en serios problemas de supervivencia y un gran número de pequeños comercios para quienes el día a día supone llevar a cabo difíciles malabarismos tan sólo para poder mantenerse a flote. Preocupados por esta situación, la asociación de libreros leoneses ha manifestado su inquietud por el cierre de los citados establecimientos y ha manifestado las causas, que a su juicio, motivan la actual crisis del sector librero. Entre otras razones, se apunta a la «nula voluntad política» de favorecer la cultura, y «no sólamente en el mundo del libro. Véase también la situación del cine, el teatro o la música». El gremio siente que el apoyo del Ayuntamiento a este sector es muy escaso, con aportaciones «ínfimas» a manifestaciones culturales de animación a la lectura tan importantes como pueda ser la Feria del Libro. Los libreros se sintieron poco acompañados en la última edición de la feria del pasado año, celebrada in extremis en el mes de noviembre, después de diversos problemas que impidieron su celebración en las fechas habituales. Así, las apariciones de los concejales a la feria fueron «mínimas» y la del alcalde, inexistente. Por otro lado, además del hecho constatado de que España es un país poco lector, los libreros apuntan también como una de las principales causas a la «liberalización de los precios de los libros de texto, que son un engaño para la gente». Así, el hecho de que los propios colegios presionen para que los alumnos compren sus libros en el propio centro supone un agravio comparativo con respecto a la librería tradicional, piensa el sector. También la competencia de las grandes superficies es sentida como muy perjudicial por los profesionales del libro, ya que estos lugares cuentan con importantes ventajas y acuerdos con las grandes editoriales, que actúan en contra de los pequeños y medianos establecimientos. Se trata de un comportamiento que «llena los grandes almacenes y vacía las librerías, incapaces de competir con aquéllos». Otro aspecto que resaltan es la actitud de las grandes editoriales, quienes en muchos casos «ahogan» con su bombardeo de novedades literarias a los pequeños negocios, impulsándoles a una deuda creciente y a mantener una importante cantidad de libros en stock, males que resulta necesario sufrir si el negocio desea estar al tanto del cada vez más convulso y cambiante mercado literario. La asociación de libreros denuncia, por otra parte, el hecho de que las grandes casas editoriales practiquen una política de descuentos en todo favorable a grandes superficies y colegios, sabedores de que en este tipo de centros es donde se encuentra el público más fácil y numeroso, en contra de la librería de barrio, «donde el librero aconseja al comprador y el cliente goza de una atención personalizada».

Cuatro históricas librerias leonesas cierran en sólo dos semanas ahogadas por las...
Comentarios