domingo 13/6/21

Un hombre lobo y un alien ruso, sueltos por Sitges un martes y 13

Mientras la epidemia de coronavirus avanza impasible en Cataluña, en el Festival de Cine de Sitges, un martes y trece, los que anduvieron sueltos y con fuerza fueron un hombre lobo francés, protagonista de Teddy, y un alienígena ruso, que aparece en Sputnik. Ambas, recibidas con aplausos.

Otro de los filmes en la parrilla de hoy es The book of vision, la ópera prima de Carlo S. Hintermann, estrecho colaborador de Terrence Malick, que le produce y que ha sido acogida con cierta tibieza.

Teddy, la segunda cinta que codirigen los gemelos Ludovic y Zoran Boukherma, muestra lo que le ocurre a un joven, no muy largo de luces, después de tener un incidente, probablemente, con una bestia, en un bosque de una zona del sur de Francia, muy cerca de la frontera con España.

Con un particular sentido del humor al principio, el metraje va adquiriendo otro tinte, mientras va haciéndose evidente que el pequeño pueblo en el que transcurre la trama quedará marcado por un caso de licantropía.

Con alusiones a pueblos de la Cataluña francesa como El Pertús o a una ciudad como Perpinyà, el momento álgido de la película sucede después de que un grupo de jóvenes estudiantes adolescentes entonen una canción en catalán.

La rusa Sputnik es la ópera prima de Egor Abramenko, quien a través de un vídeo ha lamentado no poder estar en Sitges, aunque para él «es un gran honor» que la película forme parte de la sección oficial.

GUERRA FRÍA

En plena guerra fría, en el año 1983, una nave espacial soviética cae en el Kazajistán soviético, con dos tripulantes a bordo, uno de los cuales, muy malherido, y el otro con algún posible trastorno mental.

Presencia habitual en los últimos años, la ciencia ficción rusa vuelve al certamen de la ciudad catalana con un proyecto cinematográfico que incluye una criatura que se alimenta del miedo de los humanos, según acaban concluyendo los científicos que estudian el caso.

Con gran protagonismo de una prestigiosa psicóloga, que interpreta Oksana Akinshina, durante el metraje hay reflexiones sobre la moral y las obligaciones.

Un hombre lobo y un alien ruso, sueltos por Sitges un martes y 13
Comentarios