martes 15/6/21

La iglesia de Valdavida se salva del ‘infierno’

León está en racha. Un día después de que el monasterio de Sandoval dejase la Lista Roja que elabora Hispania Nostra, pese a tener uno de sus claustros apuntalado y otro en ruinas, le sigue los pasos la iglesia de San Julián y Santa Basilisa. La iglesia de Valdavida también abandona ‘el infierno’. Ha estado en la nómina vergonzosa de monumentos en ruina desde 2013.

Los vecinos evitaron la catástrofe. Gracias a su empeño, el retablo se desmontó ‘in extremis’ hace seis años y durante cinco el altar plateresco y las tallas de Valdavida fueron tratados en el Taller de Restauración de la Diócesis, ubicado en el Seminario Mayor. La humedad, los repintes, las termitas y el abandono a punto estuvieron de fulminar un altar dedicado a San Julián y Santa Basilisa, que el historiador Ramón Pérez considera de la llamada Escuela de León —que trabajó, por ejemplo, en San Marcos—; mientras Gómez Moreno, en cambio, lo atribuyó en su día a la escuela de Esteban Jordán. Antes de colocar el retablo fue preciso rehabilitar el presbiterio, que amenazaba con venirse abajo. Los trabajos sacaron a la luz un artesonado que conserva su policromía y que posiblemente no es el original, sino del siglo XVIII. La iglesia de Valdavida, que forma parte de la ruta del plateresco, fue construida en el siglo XIII, aunque la espadaña fue reedificada en el siglo XVIII, como consecuencia de los desperfectos que sufrió por el terremoto de Lisboa de 1755.

En una provincia con cientos de monumentos ‘tocados’ o en ruina, salvar la iglesia de Valdavida, que ni siquiera es Bien de Interés Cultural (BIC), ha sido un verdadero milagro.

El monasterio de San Juan de Montealegre fue indultado en mayo y abandonó la Lista Roja. Las ruinas de este cenobio entraron en la Lista Verde gracias a las labores de limpieza y consolidación llevadas a cabo por la Junta. En abril el castro prerromano de la Peña del Hombre, en Paradela de Muces, dejaba la Lista Roja tras cuatro campañas de excavaciones y la conservación del yacimiento. Ese mismo mes ingresaba en la Lista Verde la tebaida de Lancia, las llamadas Cuevas Menudas, después de una restauración integral, por 200.000 euros, que costearon la Diputación y el Ayuntamiento de Villasabariego. En marzo la preceptoría de Lois, la denominada ‘Universidad de la Montaña’, pasaba a la Lista Verde tras permanecer seis años en la Roja.

La iglesia de Valdavida se salva del ‘infierno’
Comentarios