viernes 4/12/20
Arte

Javier Largen: hacer visible lo invisible

El leonés Javier Largen es un artista que impacta. A partir del formato audiovisual y el videoclip dicta un lenguaje propio que le hace firma reconocible. Ahora expone en Madrid su videocreación titulada ‘Crash!!!’, dentro del proyecto ‘This is not a love song’. En su DNI no pone músico, pero hay algo en él de buena estrella rock.
Dos espectadoras ante la proyección de la videoinstalación de Javier Largen. BENITO ORDÓÑEZ
Dos espectadoras ante la proyección de la videoinstalación de Javier Largen. BENITO ORDÓÑEZ

Tener una mirada personal. Una firma reconocible. Saber captar el hilo de historias y luego contarlas y que la traducción artística personal mezcle la creatividad con la iconografía para que surja un relato nuevo, complementario. O, simplemente, dejarse llevar por lo que promueva Javier Largen, artista de impacto. En la vanguardia pero sumergido también en una operación de arrastre de tendencias culturales underground que dejaron el poso de lo perdurable. De todas formas, Largen es un artista multidisciplinar en muchos frentes. Él se definiría «videoartista, francotirador de la cultura audiovisual», y se quedaría corto. Porque forma parte de la escuela de artistas que han viajado desde el aprendizaje a la experimentación. Y para subsistir, porque no todo va a ser crear, también ejerce de director de la Agencia de Publicidad Paral-lel Barcelona.

A Barcelona se fue y vivió 18 años. Y por las características de su trabajo, aunque reside y crea desde León, su obra trasciende. Tal es el caso de su presencia en la actualidad en el Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa en Madrid. Ahí se puede ver su particular Crash!!!.

Y él así lo define: «La videoinstalación Crash!!! se apropia de imágenes –ya históricas– de músicos de rock destrozando sus instrumentos y las distorsiona audiovisualmente poniendo de manifiesto el artificio de los impulsos autodestructivos del rock. La pieza tiene también interés en su vertiente puramente sonora, pues las imágenes de los músicos van mutando hasta disolverse en formas abstractas al ritmo sincopado de un fragmento musical del sonido de feedback de Jimy Hendrix en un concierto celebrado en 1968 que escuchamos secuenciado de modo repetitivo como si fuera una pieza minimalista para terminar fundiéndose con una pieza de Steve Reich realizada en la misma fecha que Hendrix, a la que se somete a un parecido proceso de distorsión y secuenciación», narra.

Trayectoria destacada
Su obra cuenta con el reconocimiento tanto en premios como en importantes exposiciones

Es así una muestra de lo que hace Javier Largen. Un tipo siempre en contacto con el mundo musical, tanto como forma de trabajo como manera de afrontar la creación o, por supuesto, la propia vida. Y así (seguro que lo desmentiría por modestia), aparece quien podría ser una parte del firmamento rock como estrella en acción. Posiblemente, incluso más que algunos que se adjudican por su cuenta esa condición. Y es que a partir de trabajos concretos de Javier Largen se encuentra de igual forma el traspasar todos los lenguajes al servicio de la obra. «La música es muy importante para mi. Sí, puede ser parte de la inspiración y de lo que creo, pero lo es también en mi vida personal», explica. Y hay que puntualizar que, aunque pudiera asociársele a determinados movimientos musicales, confiesa que prefiere escuchar música de todo tipo: «Pienso que si hay variedad de música, será mejor, ¿no?», propone. Y así se puede recordar su paso por el Purple Weekend de hace un par de años cuando puso firma al video de la recreación del espectáculo The Exploding Plastic Inevitable de Andy Warhol y The Velvet Underground, en el Laboratorio 987 del Musac, con la participación de músicos como Guillermo Alonso, Miryam Gutiérrez, Reyes Paramio, Ignacio Rodríguez y Daniel James Spencer, registrado de esta manera por Javier Largen.

lovesongCartel promocional de la exposición que se puede ver en el Teatro Fernán Gómez de Madrid. DL

Hay así en Largen una implicación emocional en lo que hace, aunque, eso sí, en las distancias cortas proyecte más una actitud reposada que se convierte en un buen aliciente para conocer sus reflexiones. Tal vez, la mejor de las actitudes para pasar a esa faceta que él define de francotirador. «Todo mi trabajo se sitúa en un territorio intersticial entre el arte y la vida, un espacio híbrido entre diferentes disciplinas: las artes visuales y la publicidad, la moda y la performance, la experimentación audiovisual y el video musical… De cada uno de estos espacios de creación me interesa la facultad para contar historias, pero también para hacer visible lo invisible, para expresar con imágenes y sonidos aquello que no puede ser explicado con palabras, para poner en escena utopías y distopías; y colocar en la cuerda floja conflictos de género, rituales de identidad, gustos, modas e ideologías», expone igualmente para la difícil tarea de definirse a sí mismo.

Y añade: «Supongo que en todo ello han influido de modo notable tanto mis experiencias personales como mi formación académica entre la Escuela de Bellas Artes de León y el IDEP (Escuela Superior de Imagen y Diseño de Barcelona) donde, sin duda me marcaron las enseñanzas de Julián Alvarez, un artista y docente inclasificable y pionero de la videocreación en España que todavía hoy sigue siendo un referente para mí. De alguna manera, me considero un francotirador de la cultura audiovisual, pues aunque realizo muchos trabajos por encargo, necesito que cada proyecto que abordo me apasione y conecte con mis gustos personales a nivel estético y emocional». Y es, por cierto, una panorámica personal que sirve tanto para reconocer o intuir hacia dónde va su obra o corroborar su consciente reconocimiento de los que le han influido. Y ahí añade ese lado emocional, que se autoimpone en los proyectos y que luego por eso acrecientan su prestigio, recibiendo encargos de marcas más que significativas.

Otros frentes
Compagina su labor artística con la publicitaria para marcas referentes a nivel nacional

Los premios y exposiciones son la constatación. Pero cuando uno los revisa, Largen ya está en lo siguiente. Como cierta huida inmediata de lo que tenga que ver con la vanidad. Pero hay que recordar, por ejemplo, el primer premio que obtuvo como Mejor Videoinstalación por Oxygen in the secret garden, en el Picknic Festival de Santander. O en el Espacio Joven de Salamanca. E incluso su presencia como incorporación al archivo de artista del Musac.

oxygen
Detalle de ‘Oxygen in the secret garden’, obra con la que Javier Largen obtuvo el primer premio en el Picknic Festival de Santander. DL

El giro narrativo vital de Javier Largen es también una excelente carta de presentación que él destaca: Y se trata de la anteriormente mencionada Agencia de Publicidad Paral-lel Barcelona. Productora audiovisual y Agencia de Publicidad y management dirigida por Javier Largen e integrada por un colectivo variable de creadores audiovisuales con larga experiencia en el campo de la música, la moda, anuncios de publicidad, televisión comercial y las artes plásticas, con sede en Madrid, Barcelona, León, Santander y Oviedo. Por ahí han pasado clientes de todas las características. Desde Danone a la Asociación Española de Lucha Contra el Cáncer. O Freixenet o Movistar. Tal y como aparecen en los créditos de su página web.

Y ya si regala frases Largen, el viaje para conocerlo aporta las mejores sensaciones. Máxime cuando su arte y trayectoria, por su propia naturaleza audiovisual, puede ser toda una experiencia virtual dirigida por el propio espectador. «Y, como decía Greil Marcus en su libro Lipstick Traces para referirse al Punk: ‘Quisiera pensar que cada una de las imágenes que creo es como una mancha de carmín que se borra pero permanece para siempre en tu memoria…’». Que es al final lo que sugiere la obra de Largen, y que, como ocurre ahora en Madrid, es el resultado que se llevará, seguro, su público.

otra
‘Crash!!!’ se presenta como propuesta visual y sonora. B. O

Javier Largen: hacer visible lo invisible
Comentarios