miércoles 21/10/20

Joaquín Alonso reúne en un libro toda la alfarería popular leonesa

El etnógrafo Joaquín Alonso, en la presentación del libro.

Es el quinto título de una colección etnográfica, auspiciada por la Fundación Monteleón, verdaderamente ambiciosa: se trata de Alfarería popular en la provincia de León, un libro de gran formato, profusamente ilustrado, en el que el investigador Joaquín Alonso reúne, analiza, documenta y exhibe todas las manifestaciones de nuestra alfarería tradicional.

En la presentación de la obra, que tuvo lugar ayer, Alonso incidió en el «momento tan delicado» que está viviendo la alfarería, una artesanía, a su juicio, «prácticamente en fase terminal». Y lo ejemplificó recordando que actualmente quedan «cuatro alfares y seis alfareros, más el Alfar Museo», en el gran centro leonés de estas producciones, Jiménez de Jamuz, mientras que en el siglo XVIII llegó a haber nada menos que 42.

El barro de Jiménez

La potencia de Jiménez era tanta que la práctica totalidad de los alfares que brotaron por distintas localidades leonesas «pertenecían a alfareros jiminiegos que emigraron de su pueblo», abriendo talleres en Villafranca, Bembibre (éste pervivió hasta los años cincuenta), Sahagún, Valderas, La Bañeza, Alija, León, Ponferrada, Pajares de los Oteros, Villablino, Riaño, Boñar... de hecho, Alonso ofrece la primera referencia hallada hasta la fecha del «barro de Jiménez», de 1689.

Desde aspectos arqueológicos como los más antiguos vestigios cerámicos (los de la cueva de La Uña, de hace 5.800 años) a los célebres tipos de cacharros jiminiegos (la barrila de dos asas, las orzas, los cántaros de boquina), la obra, con detalladas fotografías obra de Imagen Mas, se completa con un glosario y un anexo con todos los tipos de piezas diseñadas en Jamuz.

Joaquín Alonso reúne en un libro toda la alfarería popular leonesa
Comentarios