viernes 20/5/22

Desde que en 2012 recibió su primer Goya por El muerto y ser feliz, José Sacristán lleva viviendo una década de premios, homenajes y renacimiento profesional que culminará el próximo 12 de febrero con la recogida del Goya de Honor 2022. A sus 84 años y en plena forma, piensa en todo menos en retirarse.

«Retirada no, antes monja», dijo ayer, entre burlón y rotundo, en un encuentro con periodistas en la sede de la Academia de Cine para hablar de ese premio honorífico que recibirá en el Palau de Les Arts de Valencia, de la institución que él mismo contribuyó a fundar a mediados de los años 80.

Exhibiendo su habitual lucidez y una memoria prodigiosa al evocar fechas, títulos, nombres y todo lujo de detalles de sus recuerdos, Sacristán se declaró contento y feliz. «No hay nada mejor que un reconocimiento así te pille trabajando, la continuidad en el trabajo es la mayor medida del éxito en un país como este».

Inmerso en los últimos tres años en la gira teatral de Señora de rojo sobre fondo gris, el protagonista de películas como Un hombre llamado Flor de Otoño, El diputado, El viaje a ninguna parte o ¡Vente a Alemania, Pepe!, recogió hace apenas cuatro meses el Premio Nacional de Cinematografía en reconocimiento a su carrera.

José Sacristán ante su Goya de Honor 2022: «Retirada no, antes monja»
Comentarios