lunes 16.09.2019

Juan Jacobo Van Dijk, un mecenas desconocido por los leoneses

Juan Jacobo Van Dijk, un mecenas desconocido por los leoneses
León dispone de la colección gracias a Juan Jacobo Adriano Van Dijk, un investigador holandés que consiguió, a lo largo de su vida, reunir más de diez mil volúmenes únicos, que constituyen la mejor biblioteca asiriológica y referente mundial en egiptología. Textos cuneiformes, arameos o hebreos, fundamentales para el estudio del Oriente bíblico que es, en realidad, una de las fuentes de nuestra civilización actual. Antes de morir, Adriano Van Dijk legó su colección a su mejor alumno, Jesús García Recio, que recibió este conjunto de tesoros en el año 1966. Durante años tuvo que luchar para que la empresa iniciada por su maestro llegara a buen puerto. Primero con las autoridades holandesas y después con la apatía de las instituciones españolas. Encontró su mecenas en David Álvarez, que quiso que este preciado legado se quedara en León y respaldó a García Recio en la creación del Instituto Bíblico y Oriental. Además, el propietario de Eulen lleva años adquiriendo textos y piezas que finalmente serán expuestas en las cuatro plantas de San Isidoro que antes ocupara el centro de los oficios

Juan Jacobo Van Dijk, un mecenas desconocido por los leoneses