sábado 18/9/21
CULTURA

Un leonés en el epicentro de Flamin’ Groovies

Juancho López: «Si estás a gusto con el grupo con el que trabajas, una gira puede ser incluso mejor que unas vacaciones»
De izquierda a derecha, Víctor Peñalosa, George Alexander, Cyril Jordan, el leonés y road manager Juancho López, y Chris Wilson.

pacho rodríguez | león

A veces pasa la leyenda y Flamin’ Groovies lo es. La banda estadounidense, considerada una de las joyas del rock californiano de finales de los 60, sigue y está de gira. Y es una de las noticias saludables de lo que ocurre en la escena estatal este mes. En Madrid, todo vendido, y en el resto de ciudades, plazas selectas como Valencia, Alicante, Gijón o San Sebastián acogen hasta cierta peregrinación de devotos que quieren verlos.

Y en medio, un leonés: Juancho López, que cuelga el bajo estos días para ser su road manager. Y ser road manager es toda una historia que sirve para aprender. Músico de varias bandas, se mueve como pez en el agua en esta tarea, que, reconoce, supone mucha responsabilidad: «Sí, son muchas responsabilidades. El road manager es el responsable de que en una gira todo salga bien: los horarios, las cuentas, resolver imprevistos... Muchas veces tienes que mediar entre los intereses del grupo, el promotor, las salas o los fans. La prioridad es que el artista esté a gusto, pero dentro de lo razonable. Si estás a gusto con el grupo con el que trabajas, una gira puede ser incluso mejor que unas vacaciones. Y si no lo estás, simplemente puede ser un infierno», explica en esta casi master class de carretera.

Y lo que dice Juancho López se sustenta en su experiencia, que viene de largo: «Yo trabajo como manager, promotor, músico y road manager. Empecé como road manager de Los Flechazos en el año 91, y después, en el 97, con Dover. En realidad, de un grupo vas pasando a otro, te van llamando y vas buscando tus giras. Es un trabajo duro, pero a mi me apasiona. He podido compartir muchas aventuras con muchos de mis grupos favoritos: The Dictators, Elliott Murphy, Jayhawks, Nomads, Only Ones, Plimsouls, Long Ryders. Ahora mismo estoy de gira con mi grupo favorito: Flamin’ Groovies», asegura.

Lo que resulta gratificante es el afecto que el mundillo musical devuelve a este leonés que toca con Kurt Baker, The Bright, Peralta y lo que se le ponga por delante. Le quiere todo el mundo y bromea: «Igual es que doy mucho amor», dice. Puede, pero lo que es seguro es que aporta seguridad y profesionalidad: «Yo creo que siendo road manager es cuando se puede decir que realmente soy yo mismo, cuando más estoy en mi salsa».

Con muchos de los grupos con los que ha girado ha trabado tanta amistad que o se va de vacaciones invitado a sus casas o termina tocando, como es el caso de Paul Collins.

Y tocar, en su caso, está tan presente que, a veces, se antoja que puede ser hasta una válvula de escape después de estar sometido a todas las presiones que ha de asumir como road manager.

Esa sería su vena de músico: «Siempre es mejor tocar, por supuesto. Los road manager al final nos comemos todos los marrones. Pero a mi me gusta lo de hacer un poco de todo. En el mismo mes igual toco con Kurt Baker, que me voy de gira con los Flamin’ o soy el promotor en León de Los Secretos. Para mi es un lujazo vivir de la música, mi pasión. No lo cambiaría por nada en el mundo», asegura.

Un leonés en el epicentro de Flamin’ Groovies
Comentarios