viernes 27/5/22

El ‘leonés’ que inventó ‘Ocho apellidos vascos’

El guionista Diego San José tiene pasado y presente en León. Por parte de padre, el barrio de Santa Ana es tan visita obligada como el recuerdo de sus abuelos que reedita junto a tíos y primos. En la actualidad triunfa con ‘Venga Juan’, serie de HBO.
                      Diego San José, ayer, en la plaza de Santa Ana de Madrid, donde reside. En la imagen de la izquierda, un momento del ‘making of’ de ‘Venga Juan’, con Javier Cámara, la serie de su autoría que completa la trilogía junto a ‘Vota Juan’ y ‘Vamos Juan’. BENITO ORDÓÑEZ / VIRGINIA MARTÍN CHICO
Diego San José, ayer, en la plaza de Santa Ana de Madrid, donde reside. En la imagen de la izquierda, un momento del ‘making of’ de ‘Venga Juan’, con Javier Cámara, la serie de su autoría que completa la trilogía junto a ‘Vota Juan’ y ‘Vamos Juan’. BENITO ORDÓÑEZ / VIRGINIA MARTÍN CHICO

Es el guionista que se saltó el guion. Y fue casi sin saberlo. Diego San José es licenciado en Administración y Dirección de Empresas y ahí le esperaba un buen futuro. Quién sabe. Pero tampoco sabía que aquella película titulada Ocho apellidos vascos no solo iba ser histórica sino que se convertiría en la más taquillera del cine español. Ahí estaba él haciendo el guion junto a Borja Cobeaga. Y por rizar el rizo, entre medias, tal vez no tenía ni idea de que iba a participar en Vaya semanita y que el programa iba a revolucionar la televisión del País Vasco y casi el humor de allí como asunto sociológico. Tiene más nombres señeros en forma de proyectos, pero suaviza el éxito redondo cuando asegura que de los fallidos, de los que no se hicieron, o salieron mal, no se habla, «y entonces parece que todo ha salido bien», añade. A todo esto, como certeza, solo tiene 43 años.

Barrio de Santa Ana, León, puede que sea la previa a la cena de Nochebuena. O unos vinos al mediodía en Navidad. Desde hace diez años, todos los años. Diego San José ejerce con su familia la idiosincrasia leonesa del vino y el tapeo previo a un encuentro. Asunto heredado de sus abuelos que mantiene con sus padres, tíos, primos. Familia de ferroviarios que, como tantas, tuvo que subirse al tren laboral de Euskadi. «De pequeño recuerdo coger el tren hacia León para ir en fines de semana. El viaje eran seis o siete horas. Veía a mis abuelos», rememora. Puede que con tantas horas de viaje y la imaginación de un niño se estaba fraguando un destino único: estación guionista.

Todo esto viene a cuento de que en el caso de Diego San José, en esta carrera cuajada no existió el territorio mítico de la vocación innegociable, ni la bohemia, ni las noches sin dormir a la caza de la historia definitiva. «En mi caso lo de ser guionista se basó bastante en el azar. Fue una casualidad. Hice un corto con mis amigos del instituto. Nos presentamos a un concurso, que no ganamos, pero buscaban becarios y ahí empecé», explica San José sobre sus inicios en la televisión autonómica vasca.

Ese inicio casual dio paso a varias experiencias exitosas que le llevaron a lo que ahora es en el sector como guionista de moda y que ha demostrado versatilidad y poderío narrativo en la creación de historias en todos los terrenos de lo audiovisual. Que se dice pronto y largo pero que se traduce en un nuevo reconocimiento a los guionistas y para lo que él contribuye con sus logros: «Ser guionista no es un paso intermedio. Es un oficio lo suficientemente complicado como para que te dure toda la vida el intento de mejorar», desvela acerca del alcance que tiene su función.

éxito actual

El éxito como recompensa lo vive en la actualidad con la trilogía iniciada con Vota Juan, la serie que emite HBO ahora bajo el título de Venga Juan, con el formidable Javier Cámara. «En este caso, la experiencia tiene la importancia de que asumo más responsabilidades», afirma, refiriéndose a las labores de producción y de equipo de guionistas que encabeza y que le está reportando grandes críticas dentro de la infinita oferta de las plataformas.

Y de todas maneras, esta vorágine laboral todavía no le impide mirar hacia ese León familiar que es tesoro de infancia y de presente. «Callejear por León me encanta. Tiene las virtudes de la ciudad pequeña. El valor del comercio que queda», apunta. Todo ese recuerdo, en fin, que es su familia leonesa.

El ‘leonés’ que inventó ‘Ocho apellidos vascos’
Comentarios