viernes 06.12.2019

Leoneses a la siega de la espiga

‘Los dinosaurios ya no viven aquí’, de Miguel Ángel Pérez, entra a concurso en una Seminci en la que también podrán verse las obras de Pablo Alonso y Gabriel Folgado.
Leoneses a la siega de la espiga

La representación leonesa en la Semana Internacional de Cine de Valladolid oscila entre fieles pero enormemente creativos exponentes del género documental —que vive momentos de insospechada gloria— y la ficción más imaginativa. Entre los realizadores naturales de esta tierra, Miguel Ángel Pérez Blanco, con su cortometraje Los dinosaurios ya no viven aquí, competirá por uno de los galardones, en concreto dentro de la sección Castilla y León en Corto, pero además, el director astorgano Pablo Alonso estrenará su largometraje Maragatería: una cor(e)ografía; y el berciano Gabriel Folgado estará presente con su corto documental Ancestral delicatessen.

Los dinosaurios ya no viven aquí comienza con la siguiente situación, tan sencilla como inquietante: Juan conduce su automóvil mientras a su lado duerme Elisa y en el asiento de atrás viaja Blues, su perro labrador. Esa noche dormirán en casa pero antes deciden hacer una parada junto al bosque. El tiempo de estirar las piernas, de contar un sueño, de que Blues corretee un poco... «En un principio tenía la idea de hacer una película sobre la desaparición y sobre la angustia que provoca la muerte —cuenta Miguel Ángel Pérez—, pero en una película todo se va moviendo a distintas velocidades, y entiendo que como realizador hay que ser sensible al ritmo de trabajo que la película termina imponiendo». «La idea inicial del miedo a la desaparición está muy presente —concede—, pero convive con otras que son igual de importantes. Con la distancia, siento que es un filme sobre la incertidumbre. La incertidumbre que nos ha tocado vivir». Añade Pérez Blanco, fundador en 2012 de Zapruder Films, que «a partir de la realidad hemos ido generando una atmósfera que se va extrañando y que confiere al filme ese clima de incertidumbre. Quizás, la propia extrañeza que nos genera la vida». El realizador y productor leonés es licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Pontificia de Salamanca y, tras cursar varios cursos, ingresó en Escuela de Cinematografía de Madrid en la especialidad de dirección. Su cortometraje Carretera al atlántico ha recorrido numerosos festivales de España y Europa, obteniendo diversas selecciones (Zinebi, 2012) y premios (Certamen de Arte Joven de la Junta de Castilla y León, 2011). También entrará a concurso ¿Demasiado corazón?, del guionista y realizador Jorge Villa, graduado en Cinematografía por la Universidad de León, y que cuenta con el humorista leonés Leo Harlem en su elenco actoral.

Maragatos y bercianos

Pero además, el astorgano Pablo Alonso dará a conocer en la Seminci 2013 —cita que tendrá lugar del 19 al 26 de octubre— su documental Maragatería: una cor(e)ografía, obra coral fruto de un intenso trabajo propiciado por una beca de investigación en Antropología Cultural y cuyo resultado fueron 80 horas de grabación sobre la comarca. «Muestro otras formas de vida, todas singulares, paisanos maragatos con su cultura milenaria, hippies, templarios..., así como las sorprendentes conexiones que se establecen entre ellos». La obra, montada en un sugerente tono cómico y vertiginoso, podrá verse en la sección Castilla y León en largo, que no es competitiva. Y en el programa Quercus ha sido seleccionado el corto documental Ancestral delicatessen, sobre la cultura del castaño en el Bierzo, de Gabriel Folgado.

Leoneses a la siega de la espiga
Comentarios