martes 29/9/20
CULTURA

Madera selecta para el nuevo trono episcopal

El obispo de León estrenó un nuevo sitial elaborado, como subrayaron los miembros de la saga Artesanos Leoneses, sus artífices, «con una de las mejores maderas del mundo, el nogal negro». Sólo podrá ser usado por el prelado legionense
Madera selecta para el nuevo trono episcopal

e. gancedo | león

A quien desconozca que el obispo —todos los obispos— cuenta con trono propio, habría que recordarles que catedral alude precisamente a eso, al templo que acoge la cátedra, sede o asiento del mitrado, del principal responsable de la diócesis. La Pulchra Leonina contó durante mucho tiempo con uno de factura moderna sobre el que muchos coincidían en lo poco que armonizaba con el primer monumento leonés, por lo que el Cabildo encargó uno nuevo y más adecuado. El pasado martes fue ‘estrenado’ por la persona que de momento sólo puede sentarse en ella, el actual obispo legionense, Julián López.

Los artífices de una obra que ya se codea con algunas de las producciones artísticas más señeras de la ciudad son los miembros de la conocida saga Artesanos Leoneses, que en apenas dos meses culminaron un encargo cuyas primeras conversaciones se remontan a hace año y medio. No ocultan su «orgullo» por haber llevado a buen término el proyecto y comentaron así sus detalles a Diario de León: se trata de un sitial de estilo gótico situado en el altar mayor, de 200 kilos de peso y desmontable. «Fue construido con una de las mejores maderas del mundo, el nogal español negro, que tiene cinco tonalidades y que en este caso procede de nuestra provincia. Una madera de primera calidad que cuenta con más de 50 años de sequedad», explicó Beatriz Llamazares, una de las responsables del trono junto a sus hermanos Juan Carlos, Francisco Javier y Miguel Ángel.

«En el respaldo está tallado un rosetón similar a los de la Catedral leonesa, arcos góticos y el escudo de la Pulchra; presenta sus dos costados tallados a las cuatro caras y sus frentes también están trabajados con dos columnas. En el asiento, además, se encuentra reflejado el escudo del Obispado de León, abatible», prosiguió Llamazares.

«Nos ha hecho mucha ilusión realizar este trabajo, ya que la Catedral de León se merece lo mejor —comunicó—. Y en este punto queremos darle las gracias a nuestro maestro y padre Epigmenio Llamazares Gutiérrez por todo lo que nos ha enseñado a lo largo de sus muchos años de experiencia y sabiduría. Todavía a día de hoy estamos orgullosos de poder tenerle a nuestro lado, pidiéndole en no pocas ocasiones consejo y asesoramiento». La pieza, según confirmaron fuentes del Cabildo catedralicio, ha costado cerca de 20.570 euros y aún podría necesitar de algunos ajustes antes de servir definitivamente como asiento para el obispo.

Artesanos Leoneses es un taller familiar de profesionales dedicados a la restauración, construcción y transformación de todo tipo de piezas, ya sea en madera, piedra, forja, vidriera, enrejillado, marquetería o pintura. Llevan 65 años dedicados a su oficio «y seguimos llenos de trabajo, ilusión e investigaciones en varias facetas artísticas».

Madera selecta para el nuevo trono episcopal