martes. 29.11.2022

Una Medalla de Oro de la Academia de las Artes Escénicas no la tiene cualquiera, pero hay una leonesa que guarda la que recibió el año pasado. Eugenia Eiriz. O no, mejor la comparte. Y guarda más cosas en su corazón que no son esos premios que se dan pero que sí forman parte de su carácter e implicación en la Fundación Antonio Gades, un lugar en el que no cabe la rutina porque el talento del genio aún bulle como si siguiera creando. Sería algo así como que «la labor de la fundación es mantener e impulsar un estilo», afirma Eugenia Eiriz, en referencia a esa huella que siempre quedará en torno al creador de imprescindibles como Carmen, El amor brujo o su último Fuenteovejuna. Eiriz ha de mezclar tanto la creación como la actitud ante el arte y la vida. «Gades decía que los que nos dedicamos a esto somos trabajadores de la cultura», señala, como frase rotunda que le aleja por definición de actitudes frívolas. Ella sigue esa línea, que requiere más que empeño: «La Fundación transmite un bien inmaterial, que se ve cuando se pone en marcha. Hay documentos y otras cosas sobre Gades, su vida, la política, pero hay una parte que es arte, que se ve cuando se pone en pie un espectáculo», explica. Murió en 2004 Gades pero vive en Eiriz.

Una medalla de Oro de las Artes Escénicas que premió un estilo
Comentarios