martes. 28.06.2022

El mismo tiempo en distintos meses

Juan Carlos Uriarte aborda en ‘Viacrucis para una pandemia’ los días de incertidumbre ante el coronavirus en doce obras
                      Obras en serie. MIGUEL F. B
Obras en serie. MIGUEL F. B

Cuando las dificultades aparecen sin oxígeno, nos despertamos con la falta de libertad que nos hace caminar por espacios desconocidos. Como si se tratara del viaje de Dante y la ‘Divina Comedia’, el alma transita por las estaciones a través de paisajes profundos y abstractos. Es el resumen de un tiempo que se vivió entre la monotonía y el miedo. El virus trajo a las casas un mismo día todos los días y el terror a todo, a la muerte y a no saber qué iba pasar. Sobre esta base, Juan Carlos Uriarte optó por la descripción de ese tiempo que era el mismo en distintos meses. Y surgió así Viacrucis para una pandemia, la serie de doce cuadros que representan los meses de un año robado. Y se presentan ante el espectador como puertas ante lo incógnito. Optó así Uriarte por esa monotonía creativa. Viacrucis para una pandemia se puede ver en el Camarote Madrid, donde fue inaugurada ayer esta personalísima exposición.

Uriarte departió con los asistentes y comentaba esas circunstancias que rodearon la creación de su personal viacrucis. Esa soledad sobre la nada que invitaba a pocas explosiones creativas. Y máxime en un hombre como él, que tiene en sus propias circunstancias una forma de vivir completamente distinta a la que invitaba la pandemia y antes, el confinamiento.

Puede que así ese espíritu amistoso y joven de Uriarte se contrarrestara con la iniciativa de narrar la situación inesperada.

Paisajes que se entreveran con la desgracia que quiere huir del pensamiento, aunque todavía no lo consigue. Las turbulencias de sensaciones flexibles y multiformes contrastan con la fortaleza de los arcos compactos y equilibrados que protegen la expansión, a pesar de las pequeñas ranuras que algunos labran poco a poco sin pensar.

Eso también consta en el texto explicativo de Viacrucis para una pandemia, y que ahora cobra el valor del recuerdo al poder ser visitada como ayer sin necesidad de restricciones o mascarillas.

De enero a diciembre, la continuidad del tiempo se ve rota con las diferentes tonalidades de estas obras que son, eso sí, demostrativas del carácter creativo de Uriarte, en donde se maneja a la perfección cuando pisa terrenos mestizos, que le hacen ser artesano de todas las artes más que artista especializado.

El carácter de este viacrucis para una pandemia nos coloca en un lugar diferente a todo lo vivido. Ahora la sabiduría hace su función para evitar que todo se desmorone. Lo asegura Belén Ordóñez, gran definidora de lo que representa esta serie que se puede observar o adquirir en su conjunto o de manera individual cuadro a cuadro, mes a mes.

El mismo tiempo en distintos meses
Comentarios