sábado. 13.08.2022
Literatura juvenil

Mitología leonesa para crear jóvenes lectores

Cristina Villalón Robles defiende la novela fantástica como la mejor forma de despertar el interés por la lectura en los niños
                      La escritora leonesa Cristina Villalón Robles, autora del libro de fantasía juvenil ‘La conjura de Notos: Parte I. El secreto de la tía Penélope’. DL
La escritora leonesa Cristina Villalón Robles, autora del libro de fantasía juvenil ‘La conjura de Notos: Parte I. El secreto de la tía Penélope’. DL

Los neurólogos y los pedagogos tienen claro que las nuevas tecnologías son un verdadero peligro para las mentes de todos los ciudadanos, pero hacen un especial hincapié en los efectos que tienen en los más jóvenes. Nicholas G. Carr explica en Superficiales ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? (2010) que el lenguaje hipertextual, la estimulación audiovisual y los hipervínculos —que remiten ininterrumpidamente a otras páginas— y demás características de la gran red, consiguen disminuir la capacidad de atención.

Los libros, en cambio, con su inicio, nudo y desenlace, estimulan las partes del cerebro encargadas de la concentración, por lo que son el mejor remedio para este creciente problema. En ese sentido, los cerebros en los primeros momentos de formación son especialmente vulnerables. «Me parece que leer es lo mejor que les podemos enseñar a los niños», asegura la escritora leonesa Cristina Villalón Robles en un contexto en el que es realmente difícil atraer su atención «porque con la inmediatez de los teléfonos móviles y los videojuegos parece que ellos mismos son más exigentes a la hora de que algo les sorprenda».

Por todo ello, Villalón apuesta por una literatura juvenil fantástica para conseguir asombrar a tan exigente público. Así, en La conjura de Notos: Parte I. El secreto de la tía Penélope, la autora presenta la historia de Hugo, un niño de 11 años que va a pasar al instituto y que tiene «la sensación de que se la va a abrir un mundo nuevo al pasar del colegio, donde estaba protegido, al instituto, donde ya es un adolescente», resume la escritora para describir un momento en el que el protagonista se da cuneta de que, hasta el momento, no le habían exigido tanto como lo estaban empezando a hacer. En esa compleja situación, «se va a pasar las vacaciones con su hermana a la casa de su tía Penélope y ahí va a descubrir algo que le va a romper los parámetros que tiene montados en su cabeza», describe Villalón.

Aunque la escritora leonesa dice haber encontrado en las vidas de sus sobrinos una inspiración para crear su novela, cree que está describiendo a cualquier preadolescente y que puede ofrecerles una lectura próxima a su interés. En concreto, sostiene que a esas edades los niños son proclives a fascinarse por la fantasía que aparece en series y videojuegos como Pokémon. Es consciente, en ese sentido, de que retienen mucha más información a través de estas historias, aprendiendo los nombres de todos los personajes y las tramas, e interesándose por lo próximo que vaya a ser publicado.

«A mí siempre me ha llamado mucho la atención —plantea Villalón—que todos los niños van teniendo muchas referencias de seres fantásticos que vienen de fuera». Y cuando observa cómo los niños descubren criaturas mitológicas anglosajonas a través de novelas y películas como Harry Potter, Cristina Villalón no deja de pensar en el interés que podría despertar «la mitología y la cultura leonesa, asturiana, gallega y, en general, de nuestro país», dado que estas ancestrales narraciones comparten muchos elementos a lo largo del mundo «porque el ser humano viaja y tiene esa curiosidad de aprender» y estas historias, transmitidas oralmente, han perdurado precisamente por el interés que despiertan.

La autora asegura que su libro está teniendo un gran éxito y que la semana pasada llegó a ser «el número seis de las novedades de Amazon de literatura fantástica infantil y juvenil, y de todo el cómputo de libros de Amazon» llegó a estar entre los 1.000 primeros.

Villalón sostiene que ha intentado hacer una novela adaptada al contexto actual, por lo que ha utilizado muchas ilustraciones y ha primado la brevedad de los capítulos, interconectado entre sí de tal forma que al terminar uno se incite a leer el siguiente. En ese sentido, esta novela pretende ser la primera parte de una trilogía.

La escritora espera que los jóvenes quieran seguir leyendo los siguientes libros, pero sobre todo dice querer que por el camino aprendan vocabulario y, sobre todo, valores transmitidos por la mitología autóctona, como una forma de defender el relato propio el cual es entendido por la autora como «esencia nuestra que no se puede perder».

Mitología leonesa para crear jóvenes lectores
Comentarios