domingo 22/5/22
Resolución pendiente desde el siglo pasado

Cuatro monumentos de León enquistados

Estancados. Llevan varias décadas a la espera de que un comprador los saque del limbo. Los teatros Emperador y Trianón, el palacio de Jabalquinto y la casa neomudéjar de la calle San Agustín aguardan una restauración que no acaba de llegar. La suya es una lucha contra los estragos del tiempo.

En León hay cuestiones que se enquistan durante décadas. Ocurrió con el ‘polígono’ de Eras de Renueva, paralizado durante treinta años. Algo similar sucede con cuatro edificios, cuya resolución está pendiente desde el siglo pasado. Se trata de los teatros Emperador y Trianón, el palacio de Jabalquinto y la casa neomudéjar de la calle San Agustín. A excepción del primero, los otros tres aparecen recurrentemente en las web de inmobiliarias. No importa que hayan rebajado su precio de venta en varias ocasiones. Ahí siguen, varados, víctimas del desgaste del tiempo, sin encontrar un uso definitivo que los saque del limbo.

Teatro Emperador

Teatro Emperador

«Uno debe arruinar un palacio para hacerlo un objeto de interés», dijo Diderot. Y el Emperador, de un estilo vienés que fascinó al León que intentaba sobreponerse a los estragos de la Guerra Civil, lleva camino de cumplir la máxima del filósofo francés. También estuvo en venta. Durante la etapa de gobierno de Mariano Rajoy salió a pública subasta en dos ocasione, a un precio inferior a los 4,6 millones en que fue adquirido. Pero no encontró comprador. Ahora, una iniciativa popular, canalizada a través de la plataforma change.org reúne firmas con el fin de exigir su reapertura. Ya hay más de 4.300 personas que han rubricado esta petición. El teatro, propiedad del Ministerio de Cultura, cerró sus puertas en 2006 y tiene pendiente la rehabilitación interior.

Teatro Trianón

Teatro Trianón

La inmobiliaria Lançois Doval, especializada en castillos y propiedades de lujo, gestiona la venta o alquiler del teatro Trianón, que funcionó como cine hasta los 70, discoteca en los 80 y local de ocio infantil hasta 2005. La inmobiliaria no facilita el precio del Trianón, diseñado por Javier Sanz en 1946 e inaugurado en 1953 con la proyección de El halcón del desierto. Su construcción costó 800.000 pesetas de la época. Los sucesivos intentos por reconvertir el teatro en sala de fiestas, hotel, galería comercial, multicines o salón de banquetes fueron rechazados por el Ayuntamiento o por la Comisión Territorial de Patrimonio. La Asociación de Amigos de los Teatros Históricos de España incluyó en 2015 el Emperador y el Trianón en su ‘lista roja’ de teatros en riesgo.

Palacio Jabalquinto

Palacio de Jabalquinto

La inmobiliaria Lançois Doval también anuncia el palacio de Jabalquinto en su web, por un precio de 1,6 millones de euros, a pesar de que en su interior funciona un hostel puntuado en Booking con un 9. Jabalquinto, un edificio del siglo XVIII rehabilitado hace dos décadas con fondos públicos, es uno de los pocos supervivientes de la arquitectura nobiliaria leonesa.

Casa neomudéjar

Casa neomudéjar

En la calle San Agustín, esquina con Alcázar de Toledo, la conocida como casa neomudéjar está en venta desde hace más de una década. El precio se ha ido rebajando de los seis millones iniciales, pero ni aún así ha aparecido un comprador dispuesto a invertir en esta pequeña joya de principios del siglo pasado.

En realidad, son dos inmuebles; el número 11 —de dos plantas—, erigido en 1911; y el número 13, construido en 1917 por los arquitectos Manuel de Cárdenas y Arsenio Alonso, ambos declarados Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de monumento. Fue la primera casa de León en tener calefacción, ya que el primer dueño, Victorino González —cuyas iniciales permanecen en las vidrieras emplomadas de algunas estancias— era un próspero empresario minero.

Cuatro monumentos de León enquistados
Comentarios