domingo. 02.10.2022
Los Oscar de la pandemia

‘Nomadland’ hace historia con la crisis del capitalismo

Una poética reflexión. ‘Nomadland’ confirmó su aura de favorita y triunfó en los Oscar de la pandemia, donde esta cinta sobre la crisis del capitalismo se llevó el premio de mejor película y con la que hicieron historia su directora, la china Chloé Zhao —segunda mujer en 93 ediciones de los Oscar en ganar el galardón a la mejor dirección—, y su protagonista, Frances McDormand, que se anota la tercera estatuilla.
DL27P42F2-18-02-28-0
Frances McDormand y Chloe Zhao. CHRIS PIZELLO

Nomadland había pasado como un ciclón por esta extraña temporada de premios de Hollywood que la pandemia puso patas arriba. Y en su gran noche, no falló. «Siempre he encontrado bondad en la gente que he conocido, en cada lugar al que he ido en el mundo», aseguró Zhao.

«Así que esto es para todo el que ha tenido la fe y el coraje de aferrarse a la bondad en sí mismo y en los demás», añadió.

Con su reconocimiento a mejor dirección, Zhao extendió una magnífica racha internacional de este Oscar que en los últimos diez años solo ha tenido un ganador estadounidense: Damien Chazelle por La La Land (2016).

McDormand no solo triunfó como mejor actriz, que era uno de los galardones más inciertos de la noche, sino que también se llevó la distinción de mejor película de Nomadland como productora de la cinta. Tras alcanzar el galardón más cotizado de los Oscar, McDormand hizo una gran defensa de la magia del cine y pidió al público que vean Nomadland y el resto de nominadas «en la pantalla más grande posible».

Parecía que el desaparecido Chadwick Boseman iba a tener una despedida solemne en los Oscar con un premio póstumo al mejor actor por La madre del blues, pero Anthony Hopkins terminó ganando este galardón por su magnífico retrato de la demencia en El padre. Hopkins, que no participó en la gala, logró así su segundo Oscar tras El silencio de los corderos (1991) y se convirtió con 83 años en el actor de mayor edad en ser reconocido por la Academia de Hollywood.

El poder de la veteranía también se dejó notar en el Oscar a la mejor actriz de reparto, que fue para la maravillosa Yuh-Jung Youn, por Minari. Su discurso fue de lo más espontáneo de una gala emotiva e íntima pero también encorsetada y falta de chispa. La surcoreana flirteó con Brad Pitt, que le había entregado el Oscar; perdonó a todo el mundo por pronunciar mal su nombre, y aseguró que competir entre intérpretes no tiene sentido porque cada película es un mundo diferente.

Oscar
Clic sobre la imagen para ampliar

Glenn Close, también nominada en esta categoría, empató con Peter O’Toole en un récord que nadie quiere conseguir: el de mayor número de candidaturas (8 en total) sin premio.

Además, Daniel Kaluuya se coronó como mejor actor de reparto por la radical y muy política Judas y el mesías negro.

Thomas Vinterberg regaló a Dinamarca el Oscar a la mejor cinta internacional con la excepcional Otra ronda y recordó a su hija Ida, que murió en un accidente días antes de comenzar el rodaje de esta película que iba a suponer su debut como actriz.

«Ida, este es un milagro que acaba de suceder y tú eres parte de este milagro», dijo Vinterberg entre lágrimas.

Las críticas a la brutalidad policial y al racismo en Estados Unidos se colaron en la alfombra roja de los Oscar. Los directores Martin Desmond Roe y Travon Free se presentaron en la alfombra con unas chaquetas y zapatos en los que aparecían los nombres de algunos negros que murieron a manos de la Policía en los últimos años en Estados Unidos.

George Floyd, Breonna Taylor, Philando Castile, Stephon Clark o Duane Wright son algunos de los nombres que los cineastas llevaban escritos en sus trajes a modo de denuncia. Estas y otras víctimas han sido objeto de reivindicaciones por parte del movimiento antirracista Black Lives Matter.

oscars
Clic sobre la imagen para ampliar

‘Nomadland’ hace historia con la crisis del capitalismo
Comentarios