domingo 29/5/22

Ocho novelas y varias visiones del alzhéimer

La catedrática Cristina Garrigós publica un libro sobre el impacto de la enfermedad en la literatura estadounidense actual
                      Cristina Garrigós es catedrática de la Uned y experta en literatura norteamericana. DL
Cristina Garrigós es catedrática de la Uned y experta en literatura norteamericana. DL

El alzhéimer, una de las epidemias del siglo XXI, se ha colado en la literatura. La catedrática de la Uned Cristina Garrigós, sevillana afincada en León, ha diseccionado ocho novelas estadounidenses protagonizadas por personas que sufren el mal del olvido en el libro Alzheimer’s Disease in Contemporary U.S. Fiction. Memory Lost publicado en Estados Unidos (Routledge Taylor & Francis Group).

Especialista en literatura norteamericana e identidad y memoria cultural e histórica, llegó a esta obra debido a «mi interés por el olvido y su relación con la pérdida de identidad». La experiencia personal se cruzó en su desarrollo a lo largo de años, aunque la culminó durante la pandemia. «Estuve confinada con mi suegra, mi madre, mi marido y mis hijos. Mi suegra tiene demencia y mi madre tuvo un ictus que le dejó como secuela una afasia que ha mejorado gracias al tratamiento con una logopeda estupenda, pero le provocaba cierta confusión lingüística, aunque tiene una memoria privilegiada», explica.

Escribir sobre alzhéimer y pérdida de memoria en esas circunstancias «fue un reto, pero me ayudó a comprender mejor la realidad que me rodeaba y poder disfrutar de una situación en la que la comunicación y el cariño eran fundamentales», apunta.

Las clasificó en tres bloques, La memoria individual se aborda en Turn of Mind de Alice LaPlante, novela que reflexiona sobre el suicidio ante el alzhéimer, y Still Alice de Lisa Genova, una obra detectivesca narrada por una mujer con alzhéimer a la que acusan de asesinar a su mejor amiga, sin que pueda recordar nada.

El impacto de la enfermedad para las personas del entorno de la persona que lo padece es la memoria social. El sueño americano de un emigrante irlandés se viene abajo cuando la enfermedad es el eje de We Are Not Ourselves de Mathew Thomas. La autora afroamericana Marita Golden aborda en The Wide Circumference of Love la interdependencia entre memoria e identidad. «Es la única autora que no ha tenido la experiencia del alzhéimer en su vida y que ha hecho bandera de la causa tras esta novela», explica Garrigós,

En Goodbye, Vitamin, la escritora asiático-americana Rachel Khongs, señala la infantilización a que se somete a las personas que sufren la enfermedad y cuestiona si es ética esta actitud. «En tono de humor, esta obra presenta, en cierto modo, una visión optimista del alzhéimer», apunta la catedrática, especializada en literatura y filología inglesa. Un hombre que ha engañado a su mujer, bebedor y pendenciero de repente se convierte en una persona encantadora.

La pérdida de la memoria cultural se refleja en The Story of Forgetting, de Stefan Merrill Block, una metáfora de la sociedad norteamericana que no se acuerda de episodios vergonzosos de su historia donde la escritura es una forma de recordar. Dos novelas de la escritora asiático-americana Ruth Ozeki —All over Creation y A Tale for the Time Being— aportan una visión zen de la pérdida de la memoria. «Cosas a las que se le da tanto valor en la civilización occidental como el tiempo pierden valor», explica Garrigós.

El alzhéimer, una enfermedad a la que se le prestaba poca atención, ahora atraviesa la literatura como en el siglo XIX lo hizo la tuberculosis en las obras románticas. Un punto de vista que se ha señalado en la reseña de la Uned sobre su libro. En todas estas novelas los personajes son jóvenes y muchos son profesores, algo que rompe con los estereotipos de que la enfermedad afecta a personas mayores y que la actividad intelectual podría ser un factor de protección.

«La literatura sobre el alzhéimer nos puede enseñar mucho sobre esta enfermedad y contestar a preguntas que otro tipo de estudios no plantean», subraya. Las emociones, cómo se sienten los personajes con alzhéimer y las personas de su entorno que se reflejan en las novelas «permite adentrarnos en una realidad que a veces no conocemos y reflexionar sobre cuestiones relacionadas con la pérdida de memoria y la identidad personal, social y cultural», señala.

Cristina Garrigós defiende que la memoria es muy importante, pero una persona que pierde la memoria no deja de ser humana». Otra cosa bien distinta es el olvido activo, como sucede en la memoria histórica relacionada con la Guerra Civil: «Es falso olvido». En este tema del falso olvido trabaja actualmente, analizando la memoria en las películas de Blade Runner.

Ocho novelas y varias visiones del alzhéimer
Comentarios