miércoles 12/5/21

Ortega cita ‘Identidades asesinas’ para hablar sobre los territorios literarios leoneses

«Puedo pensar en Las Identidades asesinas, de Amin Maalouf». El consejero de Cultura de Castilla y León echaba mano de este ensayo, acerca del fanatismo que lleva a matar en nombre del radicalismo religioso y nacionalista, para responder a una pregunta sobre territorios literarios. La vocación de la cuestión buscaba conocer si en este o en sucesivos festivales se abordaría la creación de territorios que como Maqueda, Lot, Celama, Petavonium o El Reino Secreto, por citar tan sólo algunos, ya forman parte de la literatura en español, al igual que la Castilla que Miguel Delibes pintó en Las ratas, El disputado voto del señor Cayo o, ya al final, El Hereje. Esta realidad, presente en la literatura universal —es el caso del Comala de Juan Rulfo o el condado de Yoknapatawpha para William Faulkner— no está recogida en la primera edición del festival y ese era precisamente el espíritu de la pregunta. Sin embargo, el consejero obvió la creación literaria para centrarse en la defensa de la unidad administrativa de la Comunidad. Citó para ello la obra del autor libanés para contestar por peteneras y contar a la audiencia que a lo largo de la historia y, dependiendo de las amenazas a las que nos enfrentamos, conformamos nuestra identidad. «Si algo somos, somos cultura, el producto decantado de las aportaciones que han hecho otros y tenemos una lengua que nos identifica a lo largo del mundo y ese elemento debe ser integrador», apuntó Ortega, para quien los elementos «identitarios» deben utilizarse «para unir, no para separar». «Respetando todas las peculiaridades que nos hacen ser de nuestro pueblo, de nuestro municipio, de nuestra provincia y de nuestra comunidad, tenemos elementos integradores que nos hacen más fuertes y mejores... y estamos aquí para eso».

Javier Ortega continuó su explicación confundiendo la pretensión de la pregunta con la intencionalidad que prejuició en la periodista. El consejero, que manipuló la pregunta y comenzó a hablar de la existencia de dos reinos y dos regiones, dijo que no haría «ejercicios presentistas y anacrónicos de la historia» e ilustró a la redactora acerca de la existencia de la Constitución Española de 1978 y del Estatuto de Autonomía.

Asimismo, hizo una defensa a ultranza de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, a la que nadie se había referido, abogando por una unidad administrativa para contestar a una mera cuestión literaria. «Con todas las peculiaridades que tengamos y que queramos aducir, estamos en esta comunidad autónoma, trabajamos por esta Comunidad y desde la Consejería de Cultura queremos que sea una comunidadad sin que para ello se tenga que prescindir de León, de vivir la cultura leonesa o hablar el bable». «Así nos ven», dijo. «Aquí trabajamos por y para Castilla y León».

Ortega cita ‘Identidades asesinas’ para hablar sobre los territorios literarios leoneses
Comentarios