martes 18/5/21

Un pasaje de ‘El río del olvido’

«Apoyado en él está, contemplando cómo el río se desliza mansamente por debajo, cuando ve venir en dirección a él a un muchacho repeinado pedaleando sobre su bicicleta. El viajero, al descubrirlo, se incorpora, endereza a duras penas la figura y espera a que se aproxime.

—Oye, niño.

—Yo no soy un niño —protesta el otro, ofendido.

—¿Ah, no? Pues ¿cuántos años tienes?

—Doce. Y hago trece en septiembre.

El viajero le mira sorprendido. La verdad es que, así, a primera vista, el niño (o lo que sea) no aparenta más de nueve. Pero, como a esas edades las fronteras son equívocas y él no es ningún experto, el viajero decide seguir preguntando.

—¿Tú sabes dónde se juntan los ríos?

—Depende.

—¿Cómo que depende?

—Pues eso. Que depende.

—Que depende ¿de qué?

—Pues de que le pregunte a uno de Barrio o a uno de Ambasaguas».

Un pasaje de ‘El río del olvido’
Comentarios