jueves. 01.12.2022
Vista de la cripta, acondicionada en el año 2009.

Descubierto en 2003 durante el derribo de un inmueble, fue hace cuatro años cuando el Ayuntamiento anunciaba a bombo y platillo la creación y acondicionamiento completo —en los bajos del edificio levantado en el lugar del anterior— de la cripta didáctica que revela cómo eran algunas de las partes de este espacio dedicado a acoger espectáculos públicos. A pesar de que el Consistorio confiaba en poder abrirla al público en otoño del 2009, tal inauguración nunca llegó a celebrarse.

El anfiteatro de la Legio VII podía acoger a 5.000 espectadores y debió de tener unas dimensiones cercanas a los tres mil metros cuadrados, algo más grande, por tanto, que la actual Plaza Mayor. Según los expertos, contaba con quince niveles de graderío realizados en madera y muros de piedra cuyo grosor podrán apreciar los visitantes —en número no mayor de 45— que acudan a partir de mañana a esta cripta arqueológica.

De piedra y madera, y más grande que la Plaza Mayor
Comentarios