lunes. 05.12.2022

La pieza más valiosa de Lancia está en la Hispanic Society de Nueva York

El arqueólogo García y Bellido localizó en los años sesenta un puñal de bronce de gran importancia que fue a parar a Estados Unidos tras ser vendido desde Madrid

Lancia es la gran caja de sorpresas de la historia leonesa, un verdadero filón que, de ponerse en valor como merece (no está excavado ni un cuarto de su perímetro), lograría atraer la mirada académica y turística de muchos miles de visitantes, seducidos sin duda por los enigmas de la «más importante ciudad de los astures», como la calificó Dión Casio. En cambio, la lentitud en las excavaciones, el abandono institucional, la escasa capacidad divulgativa y la nula vigilancia hacen de toda visita al yacimiento algo realmente poco ilustrativo.

Más aún, el poco interés y protección recibidos han hecho de la gran ciudad astur, luego romana, un lugar proclive a todo tipo de expolios. En 1984, la hija del prestigioso arqueólogo Antonio García y Bellido publicaba en la revista Historia y arqueología de las civilizaciones la descripción de un excepcional puñal con el que su padre se había topado en la Hispanic Society de Nueva York en torno a los años sesenta. María de la Paz García-Bellido escribía entonces que había encontrado el artículo «traspapelado entre el material de mi padre; su redacción está inacabada, pero el enorme interés de la pieza me ha animado a presentarlo al lector en su estado actual». Esa pieza «de enorme interés» procedía del yacimiento leonés de Lancia.

El propio García y Bellido recuerda, al principio del estudio, el listado que en los años sesenta el profesor Palol estaba realizando sobre puñales de los siglos IV-V «de la Era», añadiendo que, «si ahora entro en este tema de nuevo es para añadir al inventario que lleva publicado el señor Palol no sólo un par de piezas más, sino, además, la más lujosa y rica de todas las hasta hoy conocidas». García y Bellido lo explica así: «Hállase hoy en la colección de The Hispanic Society of America, de Nueva York, donde yo la vi en 1964. Se explica que, pese a su importancia, haya pasado inadvertida hasta ahora pues, si no yerro, creo que tampoco ha sido publicada, al menos en un lugar fácilmente asequible para el investigador».

Y continúa Bellido narrando la historia del puñal: «La pieza estuvo antes en Madrid, formando parte de la colección creada con celo y cuidado por el profesor Antonio Vives Escudero. Figura en una de las hojas del álbum de dibujos que el mismo Vives mandó hacer de sus objetos, donde se nos da también su procedencia en una nota a lápiz que dice: Villasabariego, León. Lancia ».

«Muerto ya Vives -”continúa el arqueólogo-”, su colección se dispersó yendo a parar lo mejor de ella a la dicha Hispanic Society. Pues bien, entre los objetos adquiridos figuraba este puñal. Juntamente con la colección de objetos, la referida sociedad adquirió también las hojas de dibujos del Álbum Vives que tenía dibujados los objetos adquiridos». «Así pues, en Nueva York están ahora tanto el puñal como su dibujo», confirmaba el estudioso manchego.

La pieza más valiosa de Lancia está en la Hispanic Society de Nueva York
Comentarios