viernes 18/9/20
Espacios artísticos

Una plataforma para lanzar arte en León

El Cajón del Arte, con su complemento físico en El 8 de Serranos, inaugura mañana un nuevo puertas abiertas para dar a conocer obra universal e impulsar propuestas leonesas
Una obra de Vela Zanetti. DL
Una obra de Vela Zanetti. DL

El arte necesita que alguien lo cuente, independientemente del negocio que ha de haber en torno a su actividad. Desde El Cajón del Arte, un sitio virtual pero muy tangible, Marta Uribarri impulsa proyectos artísticos, vende obra, asesora, explica muchos de los entresijos de un negocio que aunque su materia prima sea altamente sensible, se antoja que se mueve en términos de negociaciones más que duras. Pero aquí la parte que ahora destaca en esta profesional de tan peculiar gremio es la que se refiere a ese momento en el que se da cuenta de que hay que intentar ir un paso por delante del negocio tradicional.


Así, y siempre insistiendo en la naturaleza especial de lo artístico, si avanzó hacia un sitio virtual, ahora en El 8 de Serranos ha encontrado un espacio para proponer el impulso de actividades artísticas, a las que ella no pone más etiquetas. Es decir, como si la única exigencia fuera la que se presupone en estos casos: la calidad.

 

Con estas premisas se llega a Colecciones privadas (I), nueva muestra en El 8 de Serranos. En torno a lo cotidiano será el título que dará nombre a la colaboración entre El 8 de Serranos y El Cajón del Arte, con obras de seis artistas procedentes de las colecciones privadas que esta gestiona. Se inaugura mañana y podrá visitarse hasta el próximo jueves 12 de diciembre en horario de 10.30 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.30 horas.

 

En esta ocasión la propuesta consiste en presentar una selección de obras procedentes de las colecciones privadas gestionadas por El Cajón del Arte. Representan escenas presentes en los entornos cotidianos, bien sean escenas de la calle o bien de la vida privada, todas ellas contemporáneas al autor. Asistimos a una manifestación del arte que suele relegarse a un segundo plano, donde la inspiración se encuentra en lo que habitualmente nos rodea. En estos momentos generados por los hábitos y por las interacciones de las personas, quedan reflejados modos de vida y de pensamiento de cada época. En ocasiones se trata de la simple representación de la realidad con un propósito de mera distracción o anécdota -a veces incluso con sesgo cómico-, y en otras se busca una finalidad moralizante o didáctica a través de trasuntos cercanos al espectador, según explican sus organizadores.

 

El recorrido por la exposición supone un continuo salto por diversos estilos. Así, José Gutiérrez Solana, bajo la influencia de las pinturas negras de Goya, refleja de manera subjetiva y pesimista oscuras atmósferas. En el caso de Juan Barjola se ha elegido la serie Tauromaquia y destino. La muerte de Ignacio Sánchez Mejías (1980).

 

Del artista guipuzcoano Andrés Nagel, se presenta el Cuarteto de cuerda nº4 de Mendelssohn, considerada como la mejor serie de grabado de su producción. Una obra con una gran dosis de ironía pero que, al contrario que los dos artistas anteriores, no busca ningún tipo de crítica o mensaje, sino que parece erigirse en una oda a la belleza. Otro gran maestro del dibujo seleccionado para la muestra es Manuel Alcorlo, cuya pintura figurativa bebe de la herencia del surrealismo. Matías Quetglas, con unas composiciones inspiradas en la figura humana, y la parte escultórica representada por Julio López-Hernández, miembro destacado del reconocido grupo de los realistas madrileños, completan esta iniciativa que también sirve para ver el arte desde sus entrañas.

Una plataforma para lanzar arte en León