miércoles 25/5/22
                      Carlos Couso, Krls, regresa con un larga duración. DL
Carlos Couso, Krls, regresa con un larga duración. DL

Desde la Escuela de Música de León, a la batería con pierna escayolada incluida, lo de Carlos Couso de ahora es música electrónica de altos vuelos. Es dj pero también compositor. Y con sus últimas canciones parece que esta segunda faceta ha cobrado peso para llegar a conceptos más próximos a temas que a artefactos sonoros rítmicos con otro tipo de encaje.

Lo nuevo de Couso, con ese nombre artístico sin vocales: Krls, es, según explica, su propuesta más completa. Y conformarán, como a la antigua usanza, un elepé, eso sí, en los formatos actuales tan diferentes a otros tiempos. También dice Couso que este proyecto resume varios de sus momentos vitales. El año anterior a la pandemia, sus estudios en Madrid, la propia llegada del virus y las últimas creaciones. Y son temas en los que tiene cabida la voz junto al espíritu de fiesta de este tipo de música, que es en parte dance, house, electrónica...

En definitiva, todo lo que es capaz de sacar de esa chistera musical este leonés que se ve que navega con igual destreza tanto desde el punto de vista de la informática como del propiamente musical.

«La música es la única medicina que no tienen efectos secundarios», afirma desde su página web.

De sus inicios recuerda que empezó a tocar casi antes que andar. Igual le valía un tambor de plástico que una cazuela y una cuchara. No había instrumento musical que pasara por sus manos que no fuera capaz de tocar de oído ni música que no le hiciera bailar y, todo eso, se percibe en cada creación musical. A los 7 años se matriculó en la Escuela de Música de Ayuntamiento de León en Solfeo, Ritmo y Batería. Llegó a ser el solista del coro Catedral de León. Estudió Imagen y Sonido y se graduó en Video DJ. Imagen y Sonido. Pero la formación continúa ahora, haciendo prácticas en la Cadena Ser. Kike Cardiaco recuerda aquella anécdota en la que en las actividades en directo y grabadas de la Escuela de Música Carlos Couso no se resistió a tocar la batería con la pierna escayolada. Su pierna fue, por cierto, portada del disco de aquel año, fotografiada por el añorado Toño Caminero.

El pop electrónico de Carlos Couso
Comentarios