viernes 17/9/21
Patrimonio Unesco

El Prado-Retiro ya es Patrimonio Mundial

Es la primera vez en la historia que la Unesco avala la candidatura de un espacio de naturaleza urbana
El alcalde de Madrid, Martínez Almeida, y detrás Díaz Ayuso y el ministro de Exteriores
El alcalde de Madrid, Martínez Almeida, y detrás Díaz Ayuso y el ministro de Exteriores

La ciudad de Madrid consiguió entrar ayer en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco con su proyecto Paisaje de la Luz basado en el eje formado por el paseo del Prado y el Retiro. La candidatura, con un 75% de zonas verdes, fusiona naturaleza, artes y ciencias y convenció por su originalidad a los miembros del comité de este organismo de Naciones Unidas, que celebra su reunión anual en Fuzhou (China) aunque las presentaciones se están realizando de forma telemática.

Es la primera vez que se presentaba un espacio de naturaleza urbana. «Es una candidatura que retrata lo mejor de la historia de Madrid, lo mejor de su futuro, lo mejor de la ciencia y del arte», resumió el alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida.

Con esta elección, Madrid acaba con una particularidad. Era una de las pocas capitales europeas que no tenía ningún monumento o lugar en esta lista, donde sí se encuentran, por ejemplo, las orillas del río Sena de París, los canales de Amsterdam, los cascos históricos de Riga (Letonia), Vilna (Lituania) y Tallin (Estonia), La Valeta (Malta) o los tesoros romanos de la ciudad eterna. España ya tiene 49 lugares Patrimonio Mundial, el tercer país con mayor número de bienes inscritos por la Unesco.

Pedro Sánchez
«Es un merecido reconocimiento. Madrid y toda España están de enhorabuena

Era la primera vez que un país presentaba como opción a entrar en esta categoría un espacio verde urbano. Una idea, iniciada por el Gobierno municipal de Ana Botella en 2014, continuada por Manuela Carmena y presentada y defendida por José Luis Martínez-Almeida, que se basaba en la convivencia durante casi cuatro siglos de estos dos espacios. Un proyecto que parecía condenado al fracaso (la media es que una candidatura fracasa dos veces antes de tener luz verde), pero que ha ido salvando obstáculos. El más importante fue el informe del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), una ONG que valora las propuestas que llegan a la Unesco.

En su estudio presentado en junio, se mostraba reticente con el proyecto original. Veía más posibilidades a la presentación única del paseo del Prado por sus evidentes connotaciones culturales (ahí están los museos Naval, del Prado, Thyssen-Bornemisza) y naturales (la arboleda y el Jardín Botánico) que unida al pulmón del centro de la ciudad. Además, apostaba por presentar esta nueva idea en 2022 y dejar pasar este año.

Transformación

El Ayuntamiento de Madrid rechazó de plano el consejo y se aferró a su idea: son dos espacios complementarios de 200 hectáreas de tamaño que conviven desde hace siglos. El paseo del Prado se inauguró en 1540.

Fue la primera calle arbolada diseñada para una capital europea y sirvió de inspiración para la sevillana Alameda de Hércules o para otros proyectos en América, como la Alameda Central de Ciudad de México (que data de finales del siglo XVI) o el paseo de los Descalzos de Lima (creado en el siglo XVII) con su característica arboleda longitudinal dispuesta en tres hileras. Un siglo después se terminaba el parque del Buen Retiro tras diez años de obras. Fue una construcción auspiciada por el conde-duque de Olivares para que Felipe IV tuviera un nuevo palacio con jardines para su disfrute. No fue hasta 1767 cuando Carlos III permitió la entrada del pueblo a los jardines y fomentó la transformación de esa zona de la ciudad siguiendo las ideas ilustradas, fomentando el estudio, la investigación y el conocimiento. Es la época de la creación de las academias, del Jardín Botánico o plazas con monumentos como Cibeles o Neptuno. En el siglo XIX, una parte de esos jardines se urbanizan y se instalan en esa zona grandes instituciones económicas, sociales y políticas: la Real Academia Española, el Congreso de los Diputados, la Bolsa de Madrid o los grandes museos. Y en 1892 se inaugura la primera gran estación de la ciudad, la del Mediodía.

Hoy, Atocha

Tras conocer el veredicto, el regidor madrileño agradeció el trabajo de los equipos anteriores, destacó el trabajo del embajador de España en la Unesco, Andrés Perelló y señaló que «nunca hay que perder la esperanza». «Merecido reconocimiento a un espacio de la capital que engrandece nuestro legado histórico, artístico y cultural. Madrid y toda España están hoy de enhorabuena», señaló el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en las redes sociales. Una declaración hace que «el corazón de España sea cada vez más atractivo», según la presidenta regional Isabel Díaz-Ayuso.

El Prado-Retiro ya es Patrimonio Mundial
Comentarios