viernes 21/1/22
Blue Birds, durante su actuación ayer en el Palacio de Exposiciones. MARCIANO PÉREZ
Blue Birds, durante su actuación ayer en el Palacio de Exposiciones. MARCIANO PÉREZ

El Purple Weekend de este 2021 parece huir de la mística que lo hizo célebre y optar en cambio por autoimponerse el renovarse o morir. Lo de Biznaga, este sábado como cierre de jornada, fue una demostración de que incluso la filosofía del festival, guste o no, es diferente. Fay Hallam devolvió en cambio ayer a los derroteros del sentido sesentero y de rhythm and blues del Purple Weekend de siempre, en una jornada que ofreció una sesión musical de calidad.

Pero el cambio citado anteriormente viene determinado porque ahora se destacan apartados que no formaban parte de los mandamientos del Purple Weekend, aunque realmente también estaban atendidos. Así, hoy, la cita tiene como cartel principal el de Purple Weekend Familiar. Con food trucks, actividades para niños, entrada gratuita... Plan gratuito en el Palacio de Exposiciones de León completado con el desfile sixtie, Petit Pop, Domani Sapone y Cosmética.

El Desfile de Moda Sixtie comenzará a las 13.00 horas, hora a la que ya estará abierto el mercadillo vintage y de discos, junto a los food trucks y actividades para niños, desde las 12.00 horas, y con los conciertos a partir de las 16.00 horas.

Una historia de Los Flechazos

El Festival entra así en sus últimos días de programación, que terminará mañana con el estreno del documental de Los Flechazos y el concierto en el Vannity de Zabriskie, con pinchada fin de fiesta.

Mañana martes, a partir de las 17.00 horas, se estrenará en León el documental Sueños de nuestra juventud. Una historia de Los Flechazos. dirigida por el también músico Conrado Martín, y con coloquio posterior y la presencia en el acto de los componentes originales del grupo.

A las 20.30 horas, el último concierto del festival lo ofrecerá el grupo leonés Zabriskie en la Sala Vannity con pinchada fin de fiesta tras ellos. Pero será mañana.

Conrado Martín

Conrado Martín cuenta con todos los ingredientes necesarios para formar parte con letras de oro del libro de honor del Purple Weekend. Nació cuando el festival ya cumplía más de una década. Y él, con apenas 14 años, a base de estudio, tesón y pasión por lo mod, comenzó a hacerse un hueco en una escena musical formada por músicos que podrían ser su padre o su madre. A su aportación ahora como realizador cinematográfico a través de este documental que aborda la historia de los míticos Los Flechazos, se añade que Martín es un espectacular batería, como lo demuestra en los siempre entusiastas Los Modernos. Y, por último, un tipo decidido a mantener en lo alto unas constantes musicales basadas en la calidad.

El Purple Weekend se lanza al público familiar
Comentarios